El viaje de las mujeres es el desierto

Por Maca Grosso

Los colectivos feministas Write like a Girl y PAP (Poetas Apátridas Pasajeras) generan su propio espacio de reivindicación dentro de la escena literaria mendocina.

Foto público

Mendoza es el oeste del oeste, si hablamos de la difusión de poesía y, sobre todo, si esa poesía es escrita por mujeres. Durante años, el canon se conformó como en cualquier lugar del mundo: por varones, por supuesto. Pero hoy, muchos espacios promueven y autogestionan la participación de otra poesía, la de los bordes, la olvidada, la de ese desierto.

Dos colectives de mujeres dijeron “hasta acá”, el pasado primero de septiembre en esa provincia, en un recital de música y poesía: el colectivo Write like a girl! y la colectiva PAP (Poetas Apátridas Pasajeras) junto al músico Ema Araujo, quien viene trabajando en este tipo de convocatorias interdisciplinarias desde hace algún tiempo, combinando sus melodías con las voces de otras mujeres.

La preocupación de las Write, por su parte, ha estado centrada en la difusión y promoción de nuevas voces femeninas. Por medio de la publicación y gracias a la editorial Peces de Ciudad, han hecho visible lo que leían en las reuniones secretas del pasado, corrigiendo, recortando, ocultando. Hizo falta mover algunos esquemas, sobre todo en la difusión oral de las producciones de mujeres, para que esas voces fueran escuchadas en la provincia.

Las PAP surgieron tras una necesidad de extender los límites en los que la poesía de Mendoza tiene lugar. Todas sus integrantes han realizado con anterioridad un camino en la escritura individual, sin embargo, la propuesta de un conjunto de voces que hablaban de temas parecidos, las ha unido en la palabra. A través de un taller de poetas argentinas, con el objeto de difundir las producciones invisibilizadas de las poetas más contemporáneas, trasladaron esas voces al vecino país chileno. Una iniciativa que esperamos, tenga continuidad. Foto feria

Septiembre abrió la boca del lobo para mostrar lo que las mujeres tienen para decir. La lectura ofreció miradas diversas, preocupaciones estéticas y temáticas comunes, sobre el movimiento que desde hace un tiempo viene agitando la gran ola feminista en la región.

“Las gatas rabiosas

nacimos en la cara oculta del mundo”

Dijo Sandra Flores Ruminot, gestora cultural, quien junto a María Emilia Ailín (ambas, actuales integrantes de PAP) en la librería itinerante Payana, promueven las obras que se producen en Mendoza o por mendocines 

Las perras nada entienden de moral

[…]

cargan a sus cachorros escuálidos

con barrigas enormes llenas de parásitos

Bianca Ceverino, de la PAP, leyó en penumbras versos como estos, en el clima que gentilmente cedió Mariposa Posa, una ilustradora que viene haciendo su camino desde el arte gráfico, pero también, desde la poesía.

Por su parte, Ema Araujo ofreció un repertorio que tendió las puntas del ovillo para que los textos pudieran conversar con el público, en una red de ida y vuelta entre escucha y lectura, entre versos y melodías.

Los textos de las escritoras que ya vienen haciendo un camino solitario y las producciones conjuntas tuvieron también su espacio físico. El deseo de que las obras impresas lleguen a nueves lectores es una constante en este tipo de encuentros.  

La propuesta está hecha, la poesía colectiva y la sororidad han plantado su bandera para quedarse. Las mujeres están mostrando lo que pueden hacer y sus voces cobran cada día más fuerza, difunden lo que viene de nuevo, lo que siempre ha estado y lo que se tiene que conocer. Si no hay dónde, se busca, si no hay cómo, se aprende. No se ha escrito todavía el último verso en clave de mujer y todavía queda mucho por mostrar. Así dice el Manifiesto de las Write like a girl!:

MANIFIESTO

Sí leemos sí escribimos

Sí es política también intimidad

Sí es solitario sí es colectivo

Sí es cita y plagio  y no.

Sí es histeria, es entraña

Sí es enredo sí es claridad

Si es la tradición, su huida y su traición

No es vendimia ni coronita

Es perfomance y es realidad

Es parricidio y sororidad

Es el cuarto propio y las ventanas abiertas

Es no ser la única escindida

Ni la única ajena

Es la sincronía, la encrucijada, la herida

Sí los hombres, el niño, la madre, las hermanas, sí, son todos.

 

El desierto está lleno de mujeres.

Anuncios

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s