Turma: los indicios machistas que no se ven

Por Romina Araceli Burgos.

A través del III Festival Internacional de Dramaturgia, la directora Azul Lombardía emplaza en el teatro Anfitrión la pieza escrita por la croata Vedrana Klepica, que retrata las imposibilidades a las que se enfrentan las mujeres como un problema que trasciende fronteras.

115 001

La propuesta de Azul Lombardía cuenta la una historia argentinizada de tres mujeres. “Es difícil discernir cuál es la verdadera consecuencia de las acciones que toman y los tiempos en los que viven. Turma es una pieza distópica sobre el miedo transgeneracional que viene en indicios, que no se puede notar ni definir sin una seria mirada al pasado”, cuenta la directora.

Una intentará huir de su familia enfrentando a sus padres, quienes temen por su seguridad por el simple hecho de ser mujer. Otra piensa qué será de su vida cuando su marido vaya a la guerra. La idea que toda su vida naturalizó resuena una y otra vez en su cabeza. Su marido dice: “sin mí no sos nada, sin mí no estarías viva, sin mí, no sabes sobrevivir”. ¿Qué hacer después de toda una vida creyendo que el único lugar digno de para una mujer es el hogar y los quehaceres domésticos? Una tercera historia cuenta la ilusión de una mujer de trabajar en un banco y, aunque se siente preparada para asumir un desafío de tal magnitud, de no conseguir aquel empleo, su segunda opción es volver al pueblo natal de su madre y abuela, pero ya no es el mismo pueblo: fue comprado por empresarios para convertirlo en un centro sex wellness para hombres de negocios que desean sexo feroz.000184280

Escrita originalmente por la dramaturga croata Vedrana Klepica, Turma cuenta la historia de tres mujeres que deben excusar su ausencia la noche anterior ante una cuarta mujer que las estaba esperando. A través de explicaciones y palabras cruzadas sin sentido, las actrices construyen el mundo que gobierna su vida día a día. Sometidas, dogmatizadas y dominadas por un mundo de hombres, sus cuerpos ponen frente al espectador las escenas más escalofriantes y deshumanizadas.

Una generosa escenografía acompaña esta historia, compuesta por una estructura metálica amorfa, que se presta y adapta a las siete escenas que componen la obra teatral. En cada acto los personajes van y vienen, suben y bajan de ella de manera tal que acompaña y encaja perfectamente con el contexto que declaman.

La dramaturga reveló que Turma es una especie de autobiografía, no sólo construída a partir de hechos que atravesaron su vida personal, sino también de relatos y experiencias que le llegaron de forma anecdótica de mujeres cercanas a ella. En un país como Croacia se puede apreciar que la lucha de las mujeres y la búsqueda de una paridad noble y merecida no tiene fronteras, es universal.

Turma es una metáfora, cuyo significado es “Testículos del toro”. A través de ella Klepica hace referencia al patriarcado derechista que tiñe a Croacia. Por otra parte, la directora Lombardía supo aprovechar para adaptar al contexto verde que se vive y respira en estos días.

Ficha técnica

Dramaturgia: Vedrana Klepica

Traducción: Nikolina Zidek

Actúan: Mariel Fernández, Ana Garibaldi, Laura López Moyano, Marcelo Mariño, Hernán Melazzi, Rocio Muñoz, Monica Raiola, Maby Salerno

Diseño de vestuario: Victoria Nana

Diseño de escenografía:  Santiago Badillo

Diseño de luces:  Santiago Badillo

Musicalización: Ariel Schujman, Federico Schujman

Fotografía: Ignacio Iasparra

Asistencia De Producción: Agustina Benedettelli

Producción: Felicitas Luna

Dirección: Azul Lombardía

*En teatro Anfitrión, Venezuela 3340, todos los viernes a las 21 hs.

Anuncios

Deja un comentario