El arte y la lucha en el cuerpo de Natacha Voliakovsky

Por Zani Golzman

La performer reflexionó sobre su práctica artística e hizo un repaso sobre su obra en el Ciclo Trastienda del MALBA Joven.

_MG_2223
Fotos por Magalí Flaks

Cualquier manifestación artística es totalmente bienvenida para reflexionar sobre la mezcla entre el arte y la vida cotidiana. Así, la performer Natacha Voliakovsky emplea su cuerpo para evidenciar el difícil camino que atraviesa la fisionomía femenina y la lucha para al fin quebrar la cosificación de la mujer.

En el marco de una charla reflexiva que ofreció en su estudio el miércoles, junto a Malba Joven y Ciclo Trastienda, Voliakovsky compartió y relató cómo fueron los procesos de sus trabajos más reconocidos y extremos a nivel concientización. Entre intercambios de palabras con estudiantes de arte y colegas, la performer contextualizó y explicó qué es lo que intenta accionar con su arte: poner el cuerpo significa el máximo nivel de compromiso con el arte y con la causa.

Proveniente del ámbito de las artes visuales, Voliakovsky experimentó y expresó su alma a través del dibujo, del grabado y de la fotografía hasta que descubrió que no hay mejor forma de relatar los vericuetos de la mente que poniendo su propia humanidad. En su performance más emblemática, Interferencia, llevada a cabo en el Centro Cultual San Martin en el último tercio del año 2015, la artista mostró ante la audiencia su cuerpo recién moldeado por cirugías estéticas y los procesos que este requería para la recuperación. _MG_2263En la performance se percibía el dolor mezclado con la ambición de un cuerpo hegemónico a través de vendas, medias de compresión y gasas. Voliakovsky no quiso desnudarse incluso con un cuerpo socialmente aceptado; sino que quiso expresar, sin entrar en el terreno de la crítica explícita, cuáles eran las situaciones de aflicción que atravesaba su fisonomía.

Durante la charla, entre las paredes de su estudio se proyectaba un video de Voliakovsky en una marcha, frente a ella colgaba una bandera negra con letras blancas. La performer volvió a emplear su arte como forma de manifestación, esta vez en la protesta por #NiUnaMenos y en otras demostraciones feministas. Mostrando qué es lo que caracteriza a los argentinos en las luchas, la artista se envolvió en una bandera negra con la frase “Es una pregunta abierta” -afirmación que es también el nombre de la serie-. Así, puso en palabras la experiencia de transitar el mundo desde el cuerpo de mujer y caminó por la marcha recibiendo gritos y preguntas sobre quién era o qué hacía. 

_MG_2054 (1)

Luego de compartir palabras sobre qué significaba ser performer hoy, cómo fue su preparación y qué era lo que intentaba comunicar, Voliakovsky dejó en evidencia que el arte contemporáneo, además de romper reglas, sirve para concientizar, para liberarse, para expresarse y sobre todo, para manifestar. Su arte conceptual deja el poder de reflexión en el espectador, comunica, muestra y vive y su cuerpo es el mejor soporte para un arte conceptual basado en deseos de lucha feminista.

Anuncios

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s