La ambición del oprimido en Lady Macbeth

Por Dani Salinas

William Oldroyd debuta como director a través de la adaptación del cuento ruso de Nikolái Leskov, de 1865.

Florence-Pugh-Me-comparan-con-Kate-Winslet-Me-encanta_landscape

La película comienza con el casamiento arreglado entre Katherine (Florence Pugh) y un comerciante llamado Alexander (Paul Hilton). La construcción de que William Oldroyd hace del matrimonio muestra el sufrimiento y las miserias que vivían las mujeres durante el siglo XIX. Katherine tiene un espíritu libre, pero vive sola, encerrada en su casa, mientras su marido y su suegro, Boris, se encargan del trabajo de la hacienda.  Boris (Christopher Fairbank) le reprocha continuamente su incapacidad para llevar a cabo sus “deberes maritales” y dar a luz un niño. Katherine no puede soportar la presencia de su familia en la casa y muchos menos que Alexander la toque.

lady-m_4

El nombre hace referencia a la obra de Shakespeare, pero en este caso es una adaptación de un clásico cuento ruso llamado Lady Macbeth de Mtsensk (1865), del escritor Nikolái Leskov. Oldroyd se encarga de crear un film sencillo;  toda la acción transcurre  dentro de la casa y el director devela poco a poco información para transmitir lo que siente la protagonista. La ambición que envuelve al personaje en un principio hace que cada vez se atreva más. El espectador entiende la situación en la que se encuentra Katherine y tiene claro por qué toma las decisiones que toma: el abuso que ejercen los hombres en la casa y una soledad agobiante.

En un momento su marido y su suegro se van de la casa por trabajo, entonces Katherine queda sola.  Pasan los días y no regresan. De a poco, Katherine empieza a formar un vínculo con uno de los peones de la casa, Sebastián (Cosmo Jarvis). 06-lady-mackbeth.w710.h473Atrapada dentro de un matrimonio sin amor y ante la ausencia de su marido encuentra una salida. Su relación los pone en peligro por el solo hecho de existir. La pasión que envuelve a los amantes que hace que se desaten las situaciones más insólitas en la casa, frente a sus criados, cuando llegan Boris y Alexander. El enamoramiento de la protagonista con su empleado deja mal parada a la familia y principalmente a Alexander frente a los ojos de la sociedad.

En Macbeth de Shakespeare, la ambición para obtener el trono y quedarse con el poder hace que los protagonistas asesinen a quien se cruce en su camino. En Lady Macbeth pasa algo parecido.lady_macbeth-431569675-large  ¿Hasta dónde está dispuesto uno pelear por el amor? ¿Es verdadero amor u obsesión lo que envuelve ésta joven pareja? Ella es una mujer lo suficientemente fuerte para oponerse a las reglas de la época -cuyos vestigios permanecen en la actualidad – que siempre regresan.

Anuncios

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s