Drab Majesty: los ochentas y el futuro

Por María Singla. Fotos: Agustín Suárez Boracchia

El dúo de Los Ángeles agotó entradas en su primer show en Argentina y presentó The Demonstration, su segundo disco.

IMG_3434

El grupo darkwave liderado por Andrew Clinco – devenido en Deb Demure, su alter ego pseudo alien, pseudo robot – y Mona D propone eliminar los elementos clasificables de lo humano y se vuelca a la androginia.

The Demonstration (2017), su segundo disco desde la formación de la banda en 2011, reivindica el camino iniciado en Careless (2015) y consolida la capacidad de Drab Majesty de generar un sonido meláncolico bailable, que enreda los hilos del tiempo para hablar desde un futuro robótico con ínfulas góticas y ochentosas. 

***

La noche comenzó en La Tangente con los marplatenses de Altocamet, que organizaron la fecha y tocaron varias canciones de su más reciente disco Atrapando Rayos (2017) en un show sintético, de casi una hora.

IMG_3470_edited

Los argentinos coparon el escenario a penas pudo entrar el último de los espectadores. La fila del público se empezó a formar sobre la calle Honduras un poco después de la medianoche y recién a la una y media de la mañana comenzó el show, que agotó entradas.

Entre las dos propuestas y antes de comenzar la noche, Benito y Lisa Cerati tomaron los controles para musicalizar el encuentro con los himnos bailables del panorama internacional de los ochentas y principios de los noventa.

Finalmente, Drab Majesty comenzó su show poco antes de las tres de la mañana, con un set apto para la trasnoche, que obliga a mirar hacia el futuro: Deb Demure en guitarras y Mona D en sintetizadores, vestidos exactamente igual, borran los límites de género. Su estética no solo juega con las etiquetas, si no que también desdibuja los elementos humanos e individuales de cada uno. Arriba del escenario no son dos personas, son Drab Majesty.

IMG_3457_edited

El show fue corto y dejó gustó a poco. Las primeras canciones, Dot in the Sky y 39 by Design – el mismo comienzo que el disco – dejaron en claro que no irían con vueltas y que estaban allí para mostrar su último trabajo de manera eficiente y de un solo golpe. Hacia el final los efectos de luces casi desaparecieron y solo se podía ver el destello de una linterna “incrustada” en el pecho de Deb Demure, como el último rastro de la noche cuando el día ya está plantado en el cielo.

A las cuatro todo había terminado, con bises incluidos. Hasta mediados de junio el dúo seguirá rondando por Latinoamérica en un tour que los llevará a Perú, Colombia y Brasil (ya visitaron Chile) y que sigue un recorrido geográfico tan extraño como ellos.

Anuncios

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s