Las Ligas Menores: la sencillez que reconforta

Por Dante Fernández. Fotos: Agustín Suárez Boracchia

Una de las ya consolidadas bandas del indie argentino presentó Fuego Artificial, su segundo disco, en Niceto Club.

IMG_3241

Perdonen si sonreímos como idiotas, pero estamos muy emocionados de que sean tantos los que vinieron hoy acá”, dijo el viernes Anabella Cartolano luego de abrir la fecha de presentación de Fuego Artificial en Niceto Club junto a Pablo Kemper (voz y guitarra), Maria Zamtlejfer (bajo y voz), Nina Carrara (teclados) y Micaela Garcia (bateria).

Las Ligas Menores comenzó el show con la intensa intro del primer corte del último disco, Peces en el Mar, dándole un lugar estelar y convirtiéndolo uno de los nuevos himnos. Lo primero que se percibió arriba del escenario era la felicidad de la realización. La banda presentó un sólido segundo disco que en vivo demostró que no tiene nada que envidiarle al ya conocido repertorio.

IMG_3093

Las trece canciones de Fuego Artificial logran fundirse a la perfección con las 13 del disco anterior, Las Ligas Menores, y deja pistas de que esto no fue casualidad; esta segunda parte es resultado de cuatro años de presentaciones en vivo fecha tras fecha. Hoy, con un poco más de 26 canciones, contando el single Ni una canción, Las Ligas Menores se hicieron de un repertorio nutrido de matices y varios clásicos.

Dentro de los puntos altos de la noche se incluyen de su primer trabajo los temas Gran Ciudad, El Baile de Elvis, Europa, Accidente, Tema 7 y los más festejados: Renault Fuego y A 1200 km; con el mismo jolgorio fueron recibidos los nuevos himnos, Peces en el mar, Mejor así, La Paciencia, A tres colores y En invierno, el single que le abrió las puertas a Fuego Artificial.  La lista de temas estuvo compuesta por las canciones de los dos discos intercaladas, una a una, demostrando que todo sigue bien, que el presagio de que mañana no llegará el invierno no se cumplió, y llegó cargado de buenas noticias. A la fiesta se sumaron Chicho Guisolfi, colaborando con las percusiones en Contando Lunas y Tom Quintans, productor del disco, tocando la guitarra en tres canciones.

IMG_3211

El show fue fiel a las versiones de los discos, y las canciones del primer álbum fueron redefinidas por el claro crecimiento vocal de Cartolano y la seguridad de saber que ya ha corrido suficiente agua bajo el puente.  En Zamtlejfer se notó también crecimiento en la técnica vocal y un afianzamiento en su posición. Tres de las trece canciones de Fuego Artificial fueron compuestas por la bajista, y no casualmente dos de ellas son las que hacen fluctuar las intensidades de la placa. Casas Desiertas es una oscura y densa oda a la revancha, la soledad y el aislamiento. Con guitarras reverberadas y cargadas de delay, fue el tema encargado de traer desde la euforia a los presentes por un momento.

“Que me vean pasar

Se escondan de mí

No quieran salir

Nunca más”

A través de Galpón, la banda habla sobre la propia estructura emocional; cuando se desmorona, no se puede reconstruir sobre el terreno hasta que se haya hecho un duelo, y todo es recubierto por la ansiedad que dicta que nada será tan bueno como alguna vez fue o como podría ser.

La noche terminó con Fin de año, y cerrando la fecha, invocado por un mantra de voces a capella y aplausos de los asistentes, Las Ligas Menores, sonrientes, cumplen con el pedido, y tocan Ni una canción, acompañados al unísono por todo Niceto Club.  

***

IMG_3362

Fuego Artificial es una interpretación sonriente de la desolación, la angustia y la ansiedad, denominadores comunes de su generación. Así, presentando a primer escucha un sonido hi-fi, compacto, y un claro crecimiento en la ejecución de los instrumentos, Las Ligas Menores demuestran que encontraron una salida a la crisis-de-los-veinticinco, o al menos lo están intentando.

En su segundo disco, la banda presentó sus nuevos clásicos. En esta ocasión, los músicos le otorgaron  una mayor importancia a la melodía compuesta por la voz que, en compañía de letras honestas, que se adaptan a las necesidades emocionales de su público, (“No quiero mirar atrás/Si tropiezo no me levanto más/Y tal vez sea mejor así”) y los beats de batería siempre en primer plano, hacen de canciones como Peces en el mar, A tres colores y Mejor así, difíciles de dejar pasar sin terminar cantándolas.

La responsable de la composición de estos nuevos clásicos es Cartolano, que tomó más protagonismo desde las voces y la guitarra y se encargó de ocho de las 13 canciones del disco. En La Paciencia es donde más se nota que su poseía lleva adelante las canciones, y, además, se apodera un poco del protagonismo de Kemper, guitarrista principal.

Parte de esta madurez compositiva se nota en la forma de encarar las canciones, los problemas personales y de pareja, los paisajes (la Ciudad, el Río y la Montaña) y las escenas. La inseguridad y la ansiedad siguen formando parte de lo que expresan Las Ligas e sus obras, pero en Fuego Artificial se retratan con una sonrisa, como superando todo aquello que va a salir mal antes de que pase. Esta sensación, en parte, es gracias a la construcción armónica de las canciones, la comunicación entre las melodías de las guitarras y la voz, y las líneas de bajo firmes junto a la batería manteniendo y subiendo las intensidades cuando la canción lo necesita. Esta fórmula, en parte utilizada en el primer disco, invita a bailar despreocupadamente letras lúgubres que dicen cosas como “Vamos a escapar en la oscuridad/La noche va a ser nuestro hogar”.

IMG_3161

El logro de Las Ligas Menores en este álbum fue encontrar el sonido tendencia que todos buscaron en los últimos años de forma orgánica, sin que parezca forzado. Todo fruto de los cuatro años entre un álbum y el otro, en el que se dedicaron a girar, haciendo presentaciones en todo el continente, llegando hasta la edición 2017 del Coachella. La producción de Tom Quintans fue clave en la consolidación del sonido de la banda, dejando en claro que más que una continuación, esto es una segunda parte del primer disco homónimo, y sí, esta vez es mejor.

Enarbolando la hegemonía de la simpleza como un lema, Las Ligas Menores lanzaron un disco honesto y sin pretensiones, que, acariciando el minimalismo, reconforta como el sol que se cuela entre las nubes de invierno.

Anuncios

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s