El amor que asfixia en Madrijo

Por Romina Araceli Burgos

La obra de Mariano Seba ganó el Premio Germán Rozenmacher de Nueva Dramaturgia en el Festival Internacional de Buenos Aires en el año 2011. Horacio Roca la tomó para llevarla a las tablas de los escenarios porteños.

1526028521_81_agendainfobaecultura-semana-del-11-al-19-de-mayo

Madrijo cuenta la historia de un vínculo enfermizo, tóxico y misterioso entre una madre y su hijo, que impulsa a sacar sus costados más crueles y compadecientes. En un pueblo olvidado y castigado por la injusticia, Walter (Martín Urbaneja) está dispuesto a llegar hasta las últimas consecuencias junto a sus compañeros de fábrica. Es por ello que se ofrece de “campana” en la entrada de la vieja cementera, lugar del aguante. La situación transcurre durante la noche, minutos antes de las doce, justo antes del acto de resistencia obrera más importante del pueblo. Y llega Marta (Ingrid Pelicori), montada en su bicicleta, con comida para su hijo: tiene la intención de compartir junto a él los primeros minutos de su cumpleaños. Un don sobrenatural heredado de generación en generación une a estos personajes y les permite ver a los muertos. La madre ve a Alfonsina, la poeta, y el hijo a menudo recibe visitas de su padre difunto.

Walter, tomado por sorpresa tras la visita inesperada de su madre, empieza a manifestar en el cuerpo sus conflictos internos: Marta no debe enterarse que él apoya a los rebeldes, debe disimular. Al mismo tiempo, el personaje mantiene presente que solo faltan minutos para el cumpleaños de su madre, quien además lo alimenta y lo convoca a rememorar. Marta es un personaje totalmente atravesado por una vida poco feliz y perseguida por los recuerdos del padre de su hijo. Quiere proteger a Walter, sin importar la edad que tenga el muchacho. A su vez, no puede dejar de ver en él los errores del pasado.000178535

Las confrontaciones resultan tan verdaderas como contradictorias,  y desata en los personajes un torbellino de emociones y sobresaltos que impactan fuertemente en el espectador. El escenario de pronto se transforma en un acontecimiento que podría llegar a ser el último, una noche que puede ser el fin definitivo de este vínculo tan engorroso.

Los momentos de tira y afloje constante generan una sensación de daño irreversible.  El espectador queda atravesado por los diálogos, percibiendo que entre los personajes ya se ha cruzado una línea, un límite invisible entre la honestidad y la crueldad. Ya nada volverá a ser como antes.

Ficha técnica:
Dramaturgia: Mariano Saba
Actúan: Ingrid Pelicori, Marín Urbaneja
Vestuario: Julio Suárez
Escenografía: Carlos Di Pasquo
Maquillaje: Ana Make Up
Diseño de luces: Leandra Rodríguez
Realización de escenografía: Agustín Garbelloto
Sonido: Martín Pavlovsky
Fotografía: Fotografía Russarabian
Diseño gráfico: Sebastián Mogordoy
Asistencia de iluminación: Susana Zilbervarg
Asistencia de dirección: Manuela Roca
Dirección: Horacio Roca

*Domingos a las 20.45 en Espacio Callejón, Humahuaca 3759, CABA.

 

Anuncios

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s