Annihilation y la reivindicación de la ciencia ficción

Por Tomás Grego

La última película de Alex Garland, protagonizada por un grupo de mujeres, busca salir del nicho del género y llegar a un público más amplio a través de la distribución a cargo de Netflix

68711_1

En los últimos años parece haber un renacimiento del género de la ciencia ficción “cerebral”. Películas como Arrival y Blade Runner 2049 de Denis Villeneuve, Ex-Machina de Alex Garland y War for the Planet of the Apes de Matt Reeves lograron llevarse el visto bueno entre los críticos. Aunque algunas no lograron llevar muchas personas al cine – como fue el caso de Blade Runner 2049, que repitió el camino de su predecesora-, parece que los directores encontraron un nicho en el que se sienten seguros para poder seguir haciendo películas de un género golpeado por los años. En medio de este renacimiento apareció Annihilation, la segunda película de Alex Garland, en la que se pregunta qué es la evolución.

Basada en la novela de Jeff VanderMeer, la película empieza con un meteorito golpeando un faro en una zona pantanosa cercana al océano en Estados Unidos. Alrededor de esta roca comienza a crecer una burbuja, llamada “Área X”, en la que las reglas de la naturaleza dejan de aplicarse. 

Lena (Natalie Portman), una de las únicas dos personas que sobrevivieron a lo que habita el interior de la burbuja, está sentada en un área de contención con un científico que le pregunta qué es lo que le pasó a ella y a su equipo.

20-annihilation.w710.h473

Desde esa primeras escenas, Annhilation se asemeja a dos películas muy diferentes entre sí; en cierto modo la premisa hace recordar a la comedia/publicidad de Head and Shoulders en Evolution, en la que un meteorito cae en la tierra y empieza a cambiar el paisaje a su alrededor. La otra influencia es más estilística, ya que las escenas afuera de la burbuja, así como la historia de Lena, hacen recordar a Arrival. La iluminación gris, la falta de color y el filtro opresivo demuestran el sentimiento de muerte en vida que tiene el personaje de Portman, que perdió a su  marido en una misión especial en el Área X.

Un año después, el esposo de la protagonista aparece vivo y enfermo. El gobierno secuestra a Lena y a Kane (Oscar Isaac) camino al hospital y los lleva a las inmediaciones del faro. Allí conoce a la doctora Ventress (Jennifer Jason Leigh), Anya Thorensen (Gina Rodriguez), Cass Shepard (Tuva Novotny) y Josie Radek (Tessa Thompson), el nuevo grupo que entrará a la burbuja y al que ella se unirá para descubrir qué aqueja a su marido, la única persona en tres años que pudo salir con vida de allí – al menos hasta ese momento.

Recién en la mitad de la película el grupo ingresa a la burbuja. Todo cambia completamente; en vez del concreto frío y el filtro grisáceo, la película se vuelve mucho más colorida, generando el mismo efecto que Alicia cayendo por el agujero del conejo.

Annihilation-Movie

La producción y efectos del mundo del Área X muestran un mundo hecho de cosas pasadas por una licuadora. Hay flores de todos los colores creciendo por paredes y árboles, ciervos que parecen salidos de la tierra como si el follaje se hubiera fundido con la fauna y los animales carnívoros son creaciones salidas de las pesadillas de Steve Irwin; cocodrilos cruzados con tiburones y osos zombies.

Las actuaciones son quizás el punto más flojo del film. Ninguna de las actrices ni actores parecen compenetrados en su rol, pero al mismo tiempo esa sensación refuerza el sentimiento de falta de pertenencia y desazón que siente el personaje de Lena a lo largo de la historia. Annihilation-2018-movie-posterTampoco ayuda que los personajes secundarios que plantea Garland, y hasta cierto punto Vandermeer, carezcan de personalidad. Desde el primer momento de la película el público sabe que no van a llegar al final, por lo que resulta difícil generar empatía con ellos. No obstante, su mayor falla es al mismo tiempo su mejor ventaja; permite que algunas historias brillen con más fuerza y reivindiquen ciertos personajes.

Annihilation es una película que llega en un momento interesante para un género que, así como el de zombies a principios de la nueva década, parece estár revitalizándose. El estilo de Garland está muy impregnado y tanto él como Villeneuve están tomando pasos hacia una dirección que permite sacar del ostracismo la ciencia ficción. Una película necesaria en para un punto vital en la historia del género.

Anuncios

Deja un comentario