El amante doble: un Ozon débil y obsesionado

Por Mariano Cervini

La última película del director francés es una adaptación libre de la novela Lives of the twins de Joyce Carol Oates. En ella, vuelve a trabajar sus conceptos fetiche: los dobles, la identidad y la concepción

El amante doble foto 2
François Ozon no nos tiene acostumbrados a fallar. Sus películas obsesivas con temas recurrentes siempre son un intento de quebrar esa relación lineal que el director clásico propone al espectador. Ozon es un provocador; no le interesa quedar bien con giros previsibles. Lo que pasa en El Amante Doble (L’Amant Double; 2017) es que esa inclinación natural hacia lo vanguardista se estira de tal forma que cae en el ridículo.

Lejos de la impecable sutileza narrativa de El Refugio (Le Refuge, 2009) y la lucidez de Frantz (2016), esta película repite algunos de sus tópicos más conocidos como son el doble, la identidad y la concepción en una trama que podría haber sido perfecta. La falla del director está en el tiempo – la película es demasiado larga- y la acumulación de ideas que no llegan a resolverse. Da la impresión de que Ozon quiso tratar muchos temas y el filme le quedó largo y pegoteado.

La concepción, uno de los tópicos centrales de la película, avanza en la historia a través de aristas que interrogan desde lo morboso y lo sádico: ¿qué azar nos infunde la vida? ¿podemos cambiar lo que somos? Tal vez sean preguntas irrelevantes pero que se plantean con una gran dosis de seriedad que el autor propone desde el inicio. Esos interrogantes no sólo quedan poco definidos frente a una trama que se va diluyendo con el tiempo, sino que tampoco devuelven nada conciso. No solo se trata de que la pregunta queda débil, sino que no hay una repregunta en la narración que alimente el eco de esas palabras. Falla la obsesión.

amante-doble_3
No es bueno desglosar una película de acuerdo al tiempo, pero en este caso resulta vital para entender el resbalón narrativo. Los primeros veinte minutos muestran una trama muy elaborada y concisa. Los personajes, de una gran ejecución en todo el filme, se van mostrando de a poco y ganan en complejidad. Chloé Fortin (Marine Vacth) es una mujer joven con un mundo interior conflictivo y un ámbito exterior que pretende ayudarla y a la vez la agobia. El psicoanalista Paul Meyer (Jeremie Renier) intenta salvar esa psiquis castigada. Lo que en principio parece un thriller erótico clásico se complejiza de una manera bizarra (en el peor de los sentidos) en una mezcla poco efectiva de cine clase B norteamericano y novela de la tarde. Lo que fue conciso en los primero veinte minutos hace agua a la media hora y se termina por hundir en el final con una lectura demasiado obvia y previsible. Casi como esos finales bobos en los que el autor cierra diciendo “era todo un sueño”.

maxresdefault
Otro de los temas es el doble como un espejo perfecto, una copia de uno mismo que parece idéntica pero puede ser todo lo contrario. Esa veta es la más interesante. La maldad y la bondad nunca son cuestiones puras en Ozon y desequilibrio emocional sirve de entramado para unir las conexiones entre una y otra.

Un buen trabajo de Vacht que se mantiene casi las dos horas que dura la cinta al frente de la pantalla. downloadNo se puede negar el oficio y la presencia de Jacqueline Bisset, una de las grandes actrices de su generación que brilla en un papel secundario. Los gestos de Bisset valen más que toda la película.

Hay una intención de mostrar lo siniestro, lo oculto, esa parte maldita que todos llevamos en algún lugar y en la que muchas veces caemos. Con una banda sonora muy potente que está bien puesta en todo momento, las escenas viran hacia el por qué del hombre, esa pregunta sin respuesta que todos queremos saber y que Ozon expuso de manera poco efectiva.

Anuncios

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s