Leo Acevedo: “Bowie es nuestro Leonardo Da Vinci”

Por Esteban Galarza

Heroe. Tributo a David Bowie es uno de los mejores homenajes argentinos al multifacético artista inglés, que permanecerá en el éter para siempre

a3429308239_10
Ilustración: Martín Miguel Cárdenas

 

There’s a Starman waiting in the sky/ He’d like to come and meet us/ but he thinks he’d blow our minds

David Bowie 

¿Dónde estabas cuando murió David Bowie?

Simon Reynolds

Si hubiese una forma de medir los diversos estadíos de la humanidad como si fueran escalones en una (mal llamada) evolución hacia un devenir difuso, podría tener dos parámetros: las catástrofes (naturales o producidas por los hombres) y las grandes mentes que muchas veces se ubicaron en lugares herejes.

Así, la idea de la existencia de un Dios cristiano que nos regaló el mejor de los mundos posibles, como sostenía Gottfried Leibniz, fue arrasada tras el terremoto de Lisboa de 1755. Los sucesos permiteron acabar con el régimen previo a la Revolución Francesa y avaló estudios científicos sobre estas catástrofes naturales, relegando la responsabilidad divina a un segundo plano. Además, la idea de una humanidad que evoluciona bajo el ala de la técnica infinita quedó erradicada tras Auschwitz. Inclusive Chernobyl aceleró el final del mundo alternativo al capitalismo, que quedó oxidado y trágico como el siglo en el que se concibió. Pero hay también ejemplos más alegres en torno a los distintos estadios del espíritu. ¿Qué pensamiento había antes de los presocráticos en occidente? ¿Por qué Leonardo Da Vinci ejerce ese atractivo tan fuerte en nosotros si lo que inventó, descubrió, pintó o dibujó fue ya superado? ¿Qué hay detrás de la novena sinfonía de Beethoven o cómo era la música pop antes de The Beatles? Allí donde se buscan respuestas a estas preguntas surge un estremecimiento.

Sin título
Ilustración: Juan Carlos Cárdenas

La presentación de David Bowie en Top of the Pops en 1972 causó un sismo en la cultura que fue irreversible. Su look andrógino, glitter del espacio, contrastaba con los jóvenes de vestimenta opaca, amarronados; Starman, el tema que tocaba, hablaba de bajar a la tierra para revolver mentes, cosas que la generación de sus padres no entendía. Desde entonces las transformaciones que provocó y que tuvo el artista marcaron el mapa y el territorio de la cultura occidental hasta nuestros días. Su presencia muchas veces nunca se hizo sentir con fuerza, pero siempre estuvo allí. Incluso la teatralidad y la delicadeza que tuvo para preparar su despedida con Blackstar, su último disco, marca el quid de la tragedia del arte y el artista: es bello, pero ese que buscas, eso que te cautiva ya no está allí. Solo queda la obra y el recuerdo.

Tras su muerte el vacío que dejó y sus huellas se hicieron más patentes tanto en la música como en la estética, e inclusive en la filosofía y las letras. En consonancia con la serie de homenajes que se le rinden a lo largo del planeta, Discos Perfectos produjo Héroe. Tributo a David Bowie bajo la producción de Fernando Cárdenas y la ayuda tanto material como filosófica de Leo Acevedo, cantante de Segba. El proyecto, que nació unos meses antes de la muerte de Bowie, además abrió la convocatoria a artistas para ilustrar quién fue. El resultado es un disco ecléctico y variopinto, que logra dar una idea de quién fue ese hombre venido de las estrellas.  El disco, junto con las ilustraciones, se pueden descargar y escuchar en Bandcamp.

Leo Acevedo, uno de los responsables del homenaje habló con Revista Kunst sobre la producción y realización del mejor homenaje a Bowie hecho en Argentina.

***

¿Cómo surgió la idea del disco?

Surgió a partir de lo bueno que había salido el compilado homenaje a Cerati que habíamos hecho con Fernando (Cárdenas) un año antes. Yo me sumo a las iniciativas de Fernando, en este caso fue el compilado Mereces lo que sueñas. Primero fui como participante, es decir que grabé un par de canciones, y segundo como algo así como un curador, un convocador de bandas. Esa misma metodología usamos para armar el compilado de Bowie. Después de que el “ciclo” del compilado de Cerati se había terminado nos preguntamos “¿Ahora qué hacemos?” Se nos ocurrió Bowie porque era la opción más natural, aunque en algún momento habíamos pensado en Duran Duran. Pero nos parecía que iba a ser difícil conseguir una cierta cantidad de artistas que quisiera grabar una versión de Duran Duran.

¿Cuándo empezó el proceso de grabación?

Bowie en ese momento aún estaba vivo. El problema que tuvimos fue que a raíz de su muerte nos planteamos qué hacíamos con el proyecto, si seguíamos y quedábamos como unos oportunistas o resignificábamos todo el homenaje. Algunas canciones estaban grabadas desde antes de la muerte de Bowie.

¿Te acordás cuales?

No todas. Creo que la de Los Sub (Absolute Beginners) porque ellos entregaron primero y creo también que Mi Amigo Invencible (Hay alguien ahí?). El de Jimena López Chaplin (Hombre estrella) seguro, porque estaba en el primer disco de ella y le pedimos si podía cederlo para el compilado. La muerte de Bowie resignificó esas canciones.

Sin título
Ilustración: Jimena Aranda

Claro, en el homenaje está Blackstar y It’s a pity she was a whore, de su último disco.

Exacto y ambos temas era imposible que los hayan grabado antes de su muerte porque Bowie murió tres días después de editado el disco. Pero esos artistas ya estaban convocados, solo cambiaron los temas que habían elegido.

¿La selección de temas la hicieron los artistas?

Si, la idea era no repetir canciones, pero más o menos la idea era darles esa libertad de elección. Por suerte ninguno eligió la misma que otro. De todos modos, nos manejamos con una premisa: sabíamos que no iba a estar Heroes.

¿Por qué no?

Porque creemos que la versión definitiva argentina del tema es la de Richard Coleman con Fricción. De hecho, muchos de los artistas que participaron el homenaje llegaron a la obra de Bowie a través de esa versión. Entonces nos pareció mucho más presente la ausencia del tema, así como la muerte de Bowie lo volvió mucho más presente en todos lados. Mirá sino los homenajes que le hicieron en Berlín en el aniversario de su muerte, en el que el alcalde de la ciudad dijo que Bowie resignificó la ciudad, le quitó ese estigma que pesaba en ella desde la construcción del muro.

¿Por qué tardaron tanto en sacar el disco?

Un poco porque dudamos si sacarlo después de la muerte de Bowie y otro poco porque esperamos a que los artistas, músicos e ilustradores, nos entreguen el material. Queríamos tener, como mínimo, 10 tracks.

¿Cuál es tu Bowie favorito?

A mí me da cierta reticencia elegir un Bowie de los 70′ porque estuvo todo el tiempo renovándose, y elegir Hunky Dory o Ziggy Stardust me parecía poco “bowiesco”. A mí me gusta mucho Earthlings, un disco maldito de Bowie. No tan maldito como 1.Outside pero sí pegado a una época, a un sonido que hoy suena ridículo, medio raro como el drum & bass que en esa época sonaba como lo último, pero que quedó viejo muy rápido. Creo que abajo de todo ese quilombo de producción hay canciones tremendas y por eso con Nikola, mi proyecto paralelo, grabamos I’m afraid of americans, un tema que se escapa del drum & bass y se acerca más a Trent Reznor. Sobrevivió un poco mejor ese tema. El último Bowie en cambio no lo tengo muy escuchado. Blackstar de hecho lo escuché una vez sola, pero porque llegué a él con Bowie muerto, como casi todos. De todos modos, creo que mi Bowie favorito es el de Hunky Dory porque es el disco que tiene al compositor de canciones perfectas como Life on Mars? y es rockero y popero al mismo tiempo; Changes se burla de los rockeros que se están quedando viejos. Y me gusta eso de Bowie, el tipo que nunca envejeció hasta que se murió. Fue siempre joven sin quedar como un ridículo y en Hunky Dory ya está eso, su mejor momento. Ese disco tiene la esencia de todos los otros Bowies que vendrían a continuación.

Tu banda eligió Ashes to Ashes

Bueno, pero eso es porque esa es una de mis canciones favoritas de toda la música e inclusive una de mis grabaciones porque hay algo en Ashes to Ashes que es misterio y magia que no se repitió en las sucesivas veces que tocó en vivo. Todas las veces que escucho ese tema aparecen cosas nuevas. Y por eso mismo, cuando decidimos grabar ese tema sabíamos que no íbamos a poder llegar a eso, entonces la rompimos toda y la armamos de nuevo. Cuando la grabamos les dije a los chicos: “hagamos de cuenta que es una canción que Bowie compuso para nosotros y nos pidió que la grabemos con nuestra onda”. Y por eso la hicimos en castellano, en inglés iba a ser siempre un cover. Además, Ashes to Ashes está en Scary Monsters, un disco que de algún modo formatea la década del 80′ e inclusive su video marca lo que va a ser MTV en los 80′.

¿Y cómo fue la selección de obras de arte para la parte visual del disco?

Convocamos de la misma manera que hicimos con los músicos. No fue abierto a todos, sino que vimos la obra de algunos artistas que estaban conectados con la obra de Bowie. Costhanzo ya había hecho su Bowie antes. Buscamos artistas que nos daba la corazonada que podían estar interesados y en la mayoría de los casos acertamos.

¿Piensan comercializar el disco?

No, ni este ni el anterior. A lo sumo con Mereces lo que sueñas, en la presentación del disco en La gran Jaime en Palermo a los primeros 100 que compraron la entrada se les entregaba un disco y estamos pensando hacer lo mismo con éste.

Bowie Estrella
Ilustración: Leo Gudiño

¿Alguno de los temas que te haya gustado mucho?

Me gustó mucho el de Lautremont (Blackstar); también la versión de Prima Jessy de Golden Years. Es una banda chaqueña que me sorprendió mucho porque la hacen aún más arriba que la original. La de Jimena López Chaplin ya la conocía de antes y además la adaptación la hizo Alfonso Barbieri, que me ayudó con la adaptación de Cenizas (Ashes to Ashes). Había un par de modismos que no sabía cómo traducirlos, como “funk to funky”. Quise de algún modo que Major Tom fuese un personaje cercano a nosotros y esa expresión era intraducible sin perder el chiste original. Y Alfonso entonces me sugirió que bromeara así que por eso tiré “punk Yupanqui” y a la mierda, lo argentinizo.

Para vos ¿Quién es Bowie?

Bowie es nuestro Leonardo Da Vinci. Tuvimos la suerte de ser sus contemporáneos, es de esos tipos que se dan cada dos o tres siglos. Tal vez suene exagerado, pero creo que el mundo ya no es el mismo desde que Bowie no está. Me parece que es incluso más influyente que The Beatles, porque toma ese guante dejado por ellos a la hora de abrir cabezas y cambiar costumbres y formas de vivir y lo magnifica, lo vuelve más radical, porque Bowie abarca no solo la sexualidad, sino que muestra maneras de vivir. Trasciende lo que sería un rockero y cambia la manera de presentarse como artista y creo que es muchos artistas a la vez. Los Beatles eran cuatro y Bowie es un montón de artistas y músicos en uno solo; inclusive es muchos letristas en uno solo. Creo que seguiremos hablando de Bowie por 200 años más. Y me da bronca que en Argentina no haya arraigado como en otros lugares. Recuerdo de chico leer entrevistas a Luca en las que hablaba maravillas de Bowie y decía que acá le dabas un disco de Bowie a un pibe y te miraba con cara de asco, como diciendo “¿Y este puto quién es?”, y eso es algo que lamento. Muchos llegamos a Bowie por Luca o por Fricción y nos perdimos un montón de cosas que nos llegaron con delay. llegamos al Bowie de los ochenta que no es el mejor de todos y nos perdimos el Bowie glam, el Bowie funk, el Bowie post punk de Berlín. Pero por suerte están los discos.

Anuncios

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s