Dark: las líneas de tiempo convergen

Por Juana Groisman

La primera producción original alemana en Netflix se sube a la ola de las series de misterio y logra captar a los espectadores con una estética Noir moderna y una trama sorprendentemente compleja.

2a25a4ac515519f5a098b9a6c0633e136e98eafd

Una de las premisas fundamentales para ver Dark, la primera serie original de Netflix hecha completamente en Alemania, es no ponerse como meta entender de forma precisa qué es exactamente lo que está ocurriendo, al menos hasta la primera mitad de la serie, de 10 episodios.

Desde este punto de partida, parece difícil de creer que la serie dirigida por Nikolaus Summerer se haya convertido en uno de los grandes éxitos de la plataforma de streaming. Pero la buena respuesta de la crítica, que la presentó como una versión oscura, a falta de adjetivos originales, de Stranger Things, y el renovado interés del público por las series de misterios le dieron la fuerza necesaria para consagrarse y llegar a firmar para una nueva temporada, que comenzará a producirse a mediados de este año.

La trama basal de Dark es, en realidad, bastante sencilla: en Winden, un pueblo en Alemania, algunos de sus habitantes rompen con la continuidad del espacio-tiempo. La historia comienza con la desaparición de Mikkel (interpretado por Daan Lennard Liebrenz), un niño de once años que se pierde en una noche en el bosque, desencadenando una serie de historias en tres líneas temporales diferentes: una en el presente, en 2019, y dos en el pasado, en 1986 y 1953.dark-750x480

Lejos de ser tres panoramas paralelos, los sucesos de cada época se entrecruzan a cada momento y afectan a las mismas familias que habitan Winden a través del tiempo. De este modo, va construyendo una historia aparentemente compleja y que, como premisa fundamental, se repite constantemente.

En este sentido, analizar la estructura conceptual de Dark nos obliga a retomar ciertos conceptos filosóficos en cuanto al tiempo y la relación de los sujetos con el mismo, principalmente la idea del eterno retorno, formulada por Friedrich Nietzsche en La Gaya Ciencia y Así habló Zaratustra.

Originalmente planteada por la filosofía hindú y retomada años después por Nietzsche, la teoría del eterno retorno plantea que el universo y todos los hechos existentes se están repitiendo y continuarán haciéndolo de forma infinita a través del tiempo y del espacio. Todos los sujetos están determinados, o condenados, a repetir la misma historia constantemente. Si bien este concepto tuvo poco éxito en la filosofía occidental, y solo fue adoptado por ciertos autores existencialistas, sí tiene una suerte de presencia en las escrituras cristianas, sobre todo en el Libro del Eclesiastés, donde se plantea que “Lo que fue, eso será. Lo que ya se hizo, eso es lo que se hará; no se hace nada nuevo bajo el sol”.

DARK_105_Unit_00974RDark retoma estos conceptos de forma casi directa y agregándole una sutil cuota edípica, ya que que son los hijos quienes intentan desesperadamente desmarcarse de las acciones de sus padres. Además, se anima a sumarle realismo y tangencia a los conceptos abstractos, planteando que todo vuelve a repetirse cada 33 años, lo que tardan el sol y la luna en volver a estar en exactamente la misma posición. Sin embargo, el excesivo uso de metáforas lleva la intertextualidad al límite y confunde demasiado al espectador, que se debate entre seguir el hilo de la historia o entender la filosofía subyacente.

Más allá de eso, la serie alemana es muy disfrutable y tiene un fuerte potencial a futuro. Si bien se sube a la ola de las ficciones sobre desapariciones en pueblos chicos, con niños andando en bicicleta y un clima increíblemente sombrío, logra darle una vuelta más siniestra y adulta. dark-netflixSi logra alejarse de los tentadores excesos del estilo sombrío, la siguiente temporada podría resultar un interesante éxito.

En términos técnicos, Dark plantea pocas innovaciones y, por lo tanto, pocos errores. Los creadores, Baran bo Odar y Jantje Friese, que ya habían trabajado juntos en el thriller tecnológico Who Am I, apostaron por mantener una estética lúgubre de la mano de constantes lluvias, colores apagados y una música que, si bien recuerda a El Resplandor de Stanley Kubrick, pierde el efecto de tensión al poco tiempo.

El guión se mantiene a la altura de la idea planteada, aunque los excesos en las explicaciones terminan por confundir más de lo que aclaran. En este sentido, la decisión de mostrar ciertas revelaciones de la mano de fotos de los personajes es un gran acierto: se ahorra una gran cantidad de diálogo y se asegura que la idea haya quedado completamente clara.

El trabajo de los actores plantea pocos problemas, aunque al haber una gran cantidad de actores con poco tiempo en escena las posibilidades de destacarse se reducen.images (1) En ese sentido, vale resaltar la labor de Jördis Triebel y Nele Trebs, las dos actrices que personifican a Katharina Nielsen en dos momentos distintos de su vida, y Paul Lux, quien se puso en la piel del controvertido Bartosz Tiedemann.

Dark es una interesante adquisición al amplio espectro de series de misterios que vienen aflorando en Netflix hace ya varios años. A pesar de las dificultades iniciales, sus raíces son fuertes y tiene un importante potencial.

 

Anuncios

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s