Un manual de poesía a través de la vida de Hocquard

Por Juana Groisman

En Esta vida es mía realiza tres construcciones a la par que se van entrecruzando a lo largo del relato, creando una obra con multiplicidad de lecturas.

image2

Por un lado, el libro, editado por Zindo y Gafuri, funciona como un compilado de elegías del autor, en las que va relatando distintos sucesos de su vida en la forma de poemas. De este modo, ingresamos en la psiquis de un yo lírico angustiado, que recrea de forma constante distintos episodios de su vida, principalmente de la niñez. Esta historia es la mía se convierte en una segunda creación: un relato autobiográfico del propio Emmanuel Hocquard.

A su vez, y tal como lo anuncia en el título de la obra, el autor también espera que el libro pueda funcionar como un diccionario, con utilidad para aquel que desee adentrarse en el mundo de la elegía como formato poético. Hocquard comienza planteando las bases fundacionales de este tipo específico de poema, con una serie de reglas y ordenamientos que orientan al lector que desconoce del género. El autor plantea las distinciones entre el poeta elegíaco clásico, que presenta un lamento entero y angustiante, y el inverso, que demuestra una suerte de resignación frente al suceso y la tristeza, alejándose del padecimiento y, consecuentemente, del yo lírico.

La cuestión del yo en la obra de Hocquard es un aspecto inasible; el autor cruza de forma constante el límite entre su autoría y su protagonismo en la obra, dejando al lector dudando del carácter netamente autobiográfico del libro. Nuevamente, la fundición de varios géneros en uno cobra un sentido particular: los límites entre la poesía en sí, el diccionario y la autobiografía se cruzan de forma constante, generando una curiosa confusión que brinda al texto una multiplicidad de lecturas.

La polisemia también se observa en los sucesos elegidos por el autor. Se trata de situaciones cotidianas, casi lugares comunes, pertenecientes a una infancia ni particularmente traumática ni angustiante, pero que presentó para su yo una serie de padecimientos que finalmente decide poner en valor a través de la elegía.

Al convertirse el poema en el contenedor de todo el sufrimiento del poeta, Hocquard plantea que se convierte en una suerte de adicción, de un exceso de consumo de la soledad necesaria para llevar el padecimiento a palabras. La acción de escribir se convierte en vicio, y cualquier pequeña posibilidad de escritura se vuelve una chance de extirpar la tristeza del alma. Es así como cobran valor elegíaco cuestiones tan banales como una lista de supermercado o una enumeración de elementos al azar.

Esta historia es la mía es un libro corto y amigable tanto para el lector ávido de la poesía elegíaca como para los novatos, para quienes puede significar una puerta de entrada a un mundo desconocido y, sin lugar a dudas, muy interesante.

Esta vida es mía de Emmanuel Hocquard. Traducción Patricio Griberg.

Zindo & Gafuri, 2015.

 

Deja un comentario