Agustín Falco: “La clase media del interior se va sofisticando pero sigue siendo conservadora y machista”

Por Tomás Grego

El director santafesino critica a la clase media de su provincia en Cauce, un thriller que no da respiro. Con Juan Nemirovsky, Alberto Ajaka, Luis Machín, Martín Slipak y Agustina Ferrari.

AGUSTIN 1

Agustín Falco estaba ideando otra película cuando surgió la idea de El Cauce. La ópera prima del director santafesino es un thriller social que pone al espectador en la piel de Ariel (Juan Nemirovsky), un empleado de clase media que fue despedido de la multinacional donde trabajaba.

El miedo a la pobreza y la vergüenza por estar desempleado lo llevará a buscarse amigos en lugares y trabajos peligrosos. Falco eligió hacer la película en un plano secuencia para incrementar la tensión en las escenas.

Mi idea no era que el recurso fuera solamente un chiche formal”, comenta el director. Para él, la película es una crítica a la sociedad “conservadora y machista” del interior.Quería que tuviera que ver con el concepto del film, que es justamente esto de que el tiempo pasa para el protagonista, sin que este lo pueda detener”, comenta.

***
DSC01024

Los diálogos en la película eran más bien pocos y preferiste mostrar con acciones lo que se quería decir ¿cómo se escribe eso en el guión para poder llevarlo a cabo?

El tono de la película, su estética narrativa, que es lo más difícil de plasmar en el papel. Por otro lado, lo que termina pasando en esta etapa es que los personajes terminan de delinearse. He llegado a re-escribir diálogos completos en mi historia, hay charlas que fueron cambiadas por completo, los ensayos le terminan de dar forma.

El guión es un documento que en algún momento cerrás pero nunca por completo, eso es necesario para que la película termine de tomar cuerpo. Es una herramienta limitada en ese sentido. Vos podés hacer una acercamiento bastante profundo a la parte más sutil, pero yo encuentro que no alcanza para todo y que la opción definitiva en este sentido es una instancia  intermedia que está entre el guión y el rodaje. Ahí es cuando empieza a tomar forma varias cosas. Sino el producto final termina pareciendo una representación acartonada de algo escrito y no algo que tiene vida, y, si bien la película tiene sus fallas, en los momentos más liberados se puede sentir cierto grado de naturalidad.

Eso es lo que se buscaba también con el estilo de la cámara. Ella intenta tomar el lugar del protagonista, mostrando una mirada más subjetiva, a pesar de que no es nunca estrictamente subjetiva, desplazando a Ariel de la escena. Eso hace que haya gente que, cuando salía del cine y yo tenía la posibilidad de charlar, me decían: ‘empezaba la escena y sentía que me tensionaba y no podía relajarme hasta que terminaba’.

Esos momentos de tensión ¿cómo se dirigen o se realizan? ¿Cómo podés sentir la tensión antes de sentarte en la sala de edición?

Es difícil, sobre todo con solo planos secuencia. Este tipo de escenas son largas y no te permiten tener muchas tomas como con un formato más tradicional, entonces tenés que buscar otras maneras de poder manejar la tensión, y lo que yo hice fue guiar dentro de la misma toma. Normalmente vos decís acción, cortás, hablás con los actores para corregir y dirigir lo que están haciendo y volves a grabar, pero en los planos secuencia no se puede. Por eso yo los iba guiando desde al lado de la cámara, les hablaba dentro de la misma toma.
DSC03183

En los últimos años hubo un surgimiento del thriller en Argentina, pero normalmente está protagonizados desde el lado de la marginalidad, ¿Qué te llevó a vos a elegir personajes de clase media?

Esta película salió muy rápido y el contexto que estaba viviendo un poco la ayudó a nacer. Tenía algunas personas cercanas que estaban sufriendo mucho el tema del despido, que acá en Santa Fe fue bravo y tuvo muchas repercusiones. Además, desde siempre me interesaba mirar la clase media del interior. Ellos se van sofisticando con el tiempo, pero en el fondo siguen siendo conservadores y completamente alineados con rasgos machistas. Además quería que en la película no haya pobres, quería que los personajes sean todos tipos de medio pelo, porque me interesa ver desde el punto de vista crítico, como funciona eso. La idea de la ansiedad y el miedo de caer de estatus social, incluso si en la realidad es solo una fantasía.

 

Anuncios

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s