Cierra el Festival de Mar del Plata en medio de la incertidumbre

Por Daniela Marugo

Hoy concluye la edición número 32 del Festival internacional de cine más destacado de Latinoamerica.  Wajib de Annemarie Jacir se llevó el premio a mejor película internacional y El Azote de José Celestino Campusano ganó la competencia argentina.

IMG_0302
Conferencia de prensa de Laura Bari, directora de Primas, película ganadora del Premio del Público.

En medio de polémicas por la designación del nuevo director artístico del festival Peter Scarlett en lugar de Fernando Martín Peña y algunos problemas de la organización, hasta hoy se desarrolla el único festival de clase A de Latinoamérica, con una variada programación en torno a sus competencias oficiales y secciones Panorama, Foco y Retrospectivas. Entre aquellos clásicos destacados se encuentran Blow-Up de Michelangelo Antonioni, All that Jazz de Bob Fosse, Camila de María Luisa Bemberg y Pizza, Birra y Faso de Adrián Caetano y Bruno Stagnaro. Wajib de Annemarie Jacir se llevó el premio a mejor película internacional y El Azote de José Celestino Campusano ganó la competencia argentina, entre tantos otros ganadores.

Un clima particular se vivió esta semana en la ciudad que atravesó momentos de incertidumbre y preocupación por la situación del submarino ARA San Juan, ya que muchos de los tripulantes eran marplatenses. En ese marco, el Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales (INCAA) y la organización del Festival pospusieron y suspendieron los eventos festivos previstos el martes pasado (por ejemplo, Noches Musicales con Hugo Fattoruso).

De las actividades especiales participaron el director francés Claude Lelouch, la productora francesa Sylvie Pialat, la actriz y directora inglesa Vanessa Redgrave y el crítico francés Thierry Frémaux. Se esperaba la presencia de Kenneth Lonergan y Lucrecia Martel, que suspendieron sus respectivos viajes a último momento.

Este año se proyectaron 100 películas menos aproximadamente en relación a 2016. Sin embargo, en medio de cambios importantes en la dirección artística y el área de prensa y comunicación del festival, los programadores históricos continúan al frente de la selección de las obras que se exhiben: Marcelo Alderete, Cecilia Barrionuevo, Pastora Campos, Pablo Conde, Ernesto Flomenbaum y Francisco Pérez Laguna.

DAM_2758
Ceremonia de apertura del festival en el Teatro Auditorium

La competencia internacional cuenta con dos películas argentinas: Al desierto de Ulises Rosell e Invisible de Pablo Giorgelli. También forma parte el trabajo de Laura Bari, directora argentina radicada en Canadá. Como suele pasar todos los años, participan largometrajes que han sido reconocidos en otros festivales internacionales. Es el caso de A fábrica de nada de Pedro Pinho, ganadora del premio FIPRESCI de la crítica internacional en Cannes y The First Lap de Kim Dae-hwan, destacada por Mejor Dirección en la sección Cineasti del Presente en Locarno.  Wajib de Annemarie Jacir a quien le otorgaron el Premio FICC/IFFS en el festival suizo fue la ganadora es esta edición.

La competencia latinoamericana también cuenta con películas que han sido premiadas en otros eventos similares. La ganadora de la terna, Baronesa de Juliana Antunes, fue también considerada Mejor Película en el de Tiradentes. Además, Cocote se alzó con el premio principal de la sección Signs of Life  del festival suizo de Locarno y   Daniela Vega ganó el premio a la Mejor Actriz en Berlín por su trabajo en Una Mujer Fantástica de Sebastián Lelio. El teatro de la desaparición de Adrián Villar Rojas, Las olas de Adrián Biniez y Chaco de Daniele Incalcaterra y Fausta Quattrini son las coproducciones argentinas que integraron la selección. También cabe destacar La telenovela errante de Raúl Ruiz y Valeria Sarmiento.

Las películas argentinas en competencia suelen estrenarse en el festival y contar con la presencia de sus directores, que agradecieron al público por el apoyo al cine nacional. Durante todo el evento se evidenció la preocupación que atraviesa el sector audiovisual en nuestro país respecto a la vigencia de la Ley de Cine y la Resolución 942/2017.  Estos reclamos contrastan con la imagen que se intentó instalar desde la organización del festival, que celebra una cifra récord de espectadores en la edición de este año.

Estamos muy agradecidos de formar parte del festival en este año muy complejo en relación al INCAA. Nos costó mucho hacer esta película. Sabemos que son menos las películas que entraron este año en el festival, estamos muy contentos de poder participar”, afirmó Jorge Leandro Colás, director de Parador Retiro y Los Pibes, en una de las funciones de su primera ficción Barrefondo. “Las últimas resoluciones perjudican mucho este tipo de películas y bajo esas resoluciones esta película no se podría realizar. Es muy importante que ustedes como espectadores y nosotros como realizadores defendamos el cine nacional”, concluyó Carolina Fernández, productora del largometraje.

26754685079_9a5b5582f3_o
Desde la organización estimaron que durante los primeros cinco días del festival se acercaron a los cines más de 75 mil espectadores.

Barrefondo está basada en la novela homónima de Félix Bruzzone. La competencia argentina la ganó José Celestino Campusano con El azote y ya es el segundo año consecutivo en que el director estrena película en Mar del Plata. Otras propuestas interesantes fueron Los Corroboradores de Luis Bernárdez, Réquiem para un film olvidado de Ernesto Baca y Aterrados de Demián Rugna.

El cine argentino no sólo discute sobre financiamiento y producción. Ayer por la tarde, el colectivo Mujeres Audiovisuales realizó un pantallazo para visibilizar sus producciones y llevó adelante un plenario nacional para discutir la representación y la participación de las mujeres en los roles delante y detrás de cámara.

 

Deja un comentario