Residual. El mito del Espantajo: cualquier semejanza con la realidad no es coincidencia

Por Romina Araceli Burgos

Un equipo de artistas de la Universidad Nacional de las Artes (UNA) se reunieron bajo el nombre de Ideas Descabelladas y presentaron su primer producción de danza-teatro en el Espacio Cultural Urbano

23473155_1984538678494644_1613232227218792158_n

El viejo mito popular cuenta que si los niños se portaban mal, el “hombre de la bolsa” se los llevaba. ¿Acaso alguien se imaginó alguna vez dónde es aquel supuesto sitio? Ideas Descabelladas, nombre de la productora, presentó una novedosa propuesta que intenta responder a esta pregunta y traslada al espectador a un universo de desechos e inmundicias, construido desde la perspectiva del teatro brechtiano.

El público puede observar la escenografía desde la sala anterior al teatro. Firme sobre una madera, se encuentra una escultura que forma la palabra “RESIDUAL” hecha de materiales descartables, envuelta en alambres. Al ingresar a la sala, un túnel hecho elementos similares da la bienvenida al mundo que Ideas, ingeniosamente, ha fabricado. Muñecas en botellas de plásticos, maples de huevos funcionando como muros y paredes enormes, bolsas de basuras acumuladas sobre una estructura donde se encuentran los actores. Todo genera una sensación de miedo y de incomodidad, ayudada por una luz azul y fría que acompaña la imagen.

Apoyados sobre un montón de desechos, los intérpretes comienzan a salir de esta especie de “cueva” y muestran su rostro al público. Fríos, cubiertos de arcilla, hacen movimientos extraños, repitiéndolos una y otra vez. Se asoman de a uno y pronto colman el espacio. Se puede percibir, como espectador, una que el grupo funciona como una especie de maquina perfectamente aceitada y en circuitos. Solo un personaje, entre toda esta nube gris, se diferencia del resto. Una joven que luce su piel natural, mejillas rosadas y un vestido rojo.

La obra utiliza al “viejo de la bolsa” para hilvanar una metáfora que va más allá de este personaje popular. Es el viejo de la bolsa es quien hace desaparecer forzosamente a todos los personajes que, condenadamente, padecen bajo una sombra fría y oscura. Cualquier semejanza a la realidad, es pura coincidencia. No pueden verse barrotes ni celdas, pero la obra construye esta cárcel de manera tal que realmente se pueden percibir las cadenas y las heridas.

El estilo de teatro brechtiano adhiere a un teatro crítico y de protesta, con la clara finalidad de inspirar a una revolución social, aunque sea dentro del corazón del espectador. Residual Muestra través de la contradicción, la ambigüedad y la deshumanización cómo la misma humanidad puede, desde crear las cosas más maravillosas hasta destruir lo puro y esencial del hombre. Esta obra, en comunión con las ideas de Brech, produce sensaciones de extrañeza y frialdad que cuestan de ser observadas.residual

Sin embargo, muestra una luz al final del túnel. Por más globalización, desapariciones forzadas, crueldad y desechos materiales y humanos, existe algo, un vestido rojo quizás, que da calor, que transmite esperanza.

 

 

*Residual. El mito del espantajo se presenta los viernes a las 21, en el Teatro Urbano. Acevedo 460 CABA.

 

Ficha Técnica

Grupo: Ideas Descabelladas

Idea original: Maia Armando, Martin Izcua.

Dirección General: Martin Izcua

Asistente de Dirección: Arrative Sabrina

Asistente Coreográfica: Victoria Tocino

Producción Ejecutiva: Maia Armando

Intérpretes: Sabrina Arrative, Silvina  Arrative, Jonathan Bogado, Martin Cuadro, Maria Eugenia Jarazo, Zarza Paz Martinez, Sophia Rabuini Corpa, Maria Belén Riveros Lopez, Luciana Siegel, Mara Techera Risso, Victoria Tocino, Rosario Villagra.

Escenografía: Etelvina Verdún –  Hijas del Mal.

Diseño de vestuario: Melisa Califano

Maquillaje: Celeste Gramajo

Imagen  y producción audiovisual: Leandro Palacios.

Duración: 60 minutos.

 

Deja un comentario