A puerta cerrada: mundos interiores convulsionados

Por Romina Araceli Burgos

La obra de teatro dirigida por Jimena Paz Lima es una puesta acertada sobre la pieza de Jean Paul Sartre. Una nueva vuelta hacia la cabeza del filósofo existencialista que recuerda al espectador la opresión en la que está inmerso.

000163104

Eran cuatro personajes sentados en, lo que aparentaba, una perfecta línea recta (que pronto de desarmaría). No se movían, no miraban a alguien en particular parecían estar hipnotizados. La sala era oscura y apenas los iluminaba, creando un ambiente lúgubre.000163101

Vino el primer apagón, la obra había comenzado. Tres sillas de maderas cubiertas con terciopelo, cada una con diferente color; un perchero para los abrigos, una mesa en la cual se apoyaban una estatua de bronce, una navaja y un teléfono. Detrás de todo, una puerta color rojo.

Quien inicia la obra es un mayordomo con un porte extraño, en la piel de Daniel Vint Silveira. Caminaba encorvado, quejándose de los pasos, los pies muy grandes y las manos parecían portar alguna deformidad, técnicas logradas por el actor. La postura de su cuerpo encorvado lo obligaba a emitir una voz ronca y con dificultades para ser oída con claridad. Tenía un objeto que pareciera tener mucho valor para este personaje: un plumero. Con él, limpiaba los objetos del escenario.

Este sujeto era el encargado de traer a cada uno de los personajes. El primero fue el señor Garcím, quien no lograba comprender donde estaba (tampoco el público). El mayordomo le daba respuestas metafóricas y poco claras pero a Garcím parecía no incomodarle aquel sitio. La incomodidad empezó a crecer cuando el mayordomo le trajo a su nueva compañera de habitación: Inés. Nerviosa y temerosa empezó a interrogar a su nuevo compañero, quien se hacía las mismas preguntas que ella. Pronto se les sumo Estelle y el cuadro era completo.000163098 (1)

Tres personajes, desconocidos por completo en una misma habitación, que habían muerto y se reunieron por obra del azar (quizás) en un sitio que reunía características más parecidos con el infierno que con el paraíso.

Los actores estaban muy bien enfocados y caracterizados. Estelle, una joven parisina fría y superficial, es interpretada por la actriz Ivana Sabatini, quien mantuvo su personaje con mucha firmeza incluso en los momentos donde no intervenía. La actriz participaba con su cuerpo y con su mirada a través de una escucha activa. Mantuvo su deseo carnal hacia Garcím sin olvidar los refinados gestos de su clase social.

Inés, en el cuerpo de Florencia Pensel, construyó un personaje muy simpático y, sobre todo, sensible. A través de sus textos, el espectador lograba captar imágenes sobre lo que sucedía en el ambiente general y la actriz supo usar muy bien ese recurso. Aprovechó los instantes de pequeños monólogos, intimidaba a sus dos acompañantes y parecía ser el personaje que más aceptaba esa condición, sin renegar o quejarse sobre ella.

Alexis del Pilar ponía cuerpo a Garcím, un ex revolucionario muerto en un fusilamiento. Si bien el actor recitaba sus textos precipitadamente, anticipándose a las respuestas de su partener y mostrando un color de voz más ansioso, logró sostener muy bien los objetivos e impulsos de su personaje.000163102

Un espacio construido por los objetos, luego por los cuerpos de los personajes y finalmente, por el éxtasis de sus emociones y conflictos crearon un ambiente atrapante. Con el transcurso de la obra se podía percibir los las tensiones y desencadenamientos de deseos reprimidos, quejas, reclamos y frustraciones que cada uno trajo consigo desde la tierra. Los actores supieron adaptarse, logrando llevar al espectador por lugares de incomodidad, de calor y de ternura.

Una obra para ser apreciada por su exquisitez en los textos y por un final que va al ritmo de las agujas del reloj, infinito.

Ficha técnica

Actores: Alexis Del Pilar, Florencia Pensel, Ivana Sabatini, Daniel Vint Silveira

Iluminación: Natalia Bianchi, Federico Leyenda

Diseño de luces: Carlos Cetrangolo

Musicalización: Jimena Paz Lima

Video: Carlos Cetrangolo, Carola Etchepareborda

Fotografía: Carlos Cetrangolo, Carola Etchepareborda

Diseño gráfico: Noelia Carolina Torres

Asistencia de escenografía: Juana Fuertes

Asistencia de dirección: Daniel Vint Silveira

Prensa: Julieta Silveira

Dirección: Jimena Paz Lima

Todos los sábados 20.30 hs. Teatro La Ranchería, México 1152 San Telmo.

 

Deja un comentario