Jonas Mekas desde el centro de la contracultura neoyorquina

Por Florencia Gómez Forti

Cuaderno de los sesenta, el libro de textos dispersos del crítico y artista lituano se vuelve una cita obligada para sumergirse en uno de los momentos y lugares más convulsionados del siglo XX.

Mekas 01

Para quienes gustan las artes en todas sus formas de expresión, la década de 1960 fue una bisagra en el espectro cultural. Pero por cuestiones espacio temporales muchos de los que consumimos esa cultura no tuvimos la dicha de ser testigos de la época en la cual éstas fueron una manera de rebelión tanto para los artistas como para aquellos espectadores que se sentían inspirados. Por eso leer a alguien como Jonas Mekas describir con tanta claridad y poesía lo que se vivía en aquella década, es un viaje de ida.

Mekas es cineasta, poeta, escritor, editor, etc., considerado el padrino del cine Avant-Garde. Después de la huida de su Lituania natal, el destino final de Mekas fue Nueva York, donde desarrolló su carrera cinematográfica y le dio inicio al cine experimental. Mekas se codeaba con artistas del ambiente, como Andy Warhol, John Lennon, Yoko Ono, Hermann Nitsch, William S. Burroughs, John Cage, y muchos más. A medida que transcurrieron los años y él formaba una parte cada vez más importante de la escena, el autor no dejó de volcar en su diario lo que vivía día a día, tanto si era una entrevista con los creadores del Living Theatre como si eran reflexiones personales.

Lo que más se aprecia en estos escritos, que recorren desde el año 1958 hasta el reciente 2010, es no sólo es el contenido, sino también la forma en la que está relatado. Mekas se distingue por su característica poética que se puede leer a lo largo de las 429 páginas tanto en las entrevistas realizadas a grandes como John Lennon o los creadores del Living Theatre, como en las entradas al estilo diario, en donde cuenta cómo había sido su día, qué ideas y proyectos quería llevar a cabo y cómo, entre otras cosas.

Los escritos en primera persona van desde crónicas de sucesos peligrosos y prohibidos en los que el escritor se encontró inmiscuido por ser uno de los precursores de una forma de hacer cine y/o teatro que no sólo no existían hasta el momento, sino que, además, estaban muy mal vistos para el mainstream de la época. En algunas ocasiones, hasta se los tildaba de delincuentes, y a sus obras, como ilegales y prohibidas. Además de estas crónicas que al lector lo invita a meterse de lleno en el momento y en el lugar en el que se estaban viviendo, Mekas también vuelca en estas páginas, algunas entrevistas que realizó a lo largo de su carrera. Las entrevistas nos llevan a recorrer un mundo completamente oculto y desconocido hasta el momento. De hecho, era una porción muy pequeña de la sociedad la que estaba al tanto de que existía el movimiento artístico teatral del Living Theatre.

Mekas nos regala también notas que tomó como espectador de diferentes formatos. Hay una entrada en particular, que se titula 39 Notas sobre Danza, que no es más que un Mekas que reflexiona sobre la danza y todo lo que se puede relacionar con la misma. El autor enumera sus pensamientos, pero no los ordena. Escribe: “Uno podría decir: una línea atraviesa el cuadro. Mira cómo esa línea, esa hoja, esa luz, esa mujer se mueve a través del cuadro. Coreografía del cuadro. Todo lo que se mueve tiene que ver con la danza, contiene danza, sin necesariamente ser ‘una danza’”.  Esa es la segunda nota del segmento, una nota escrita con recursos poéticos que le ofrecen al lector una clara idea de lo que pasaba en la mente del autor en ese momento. Por otro lado, también escribe: “Los bailarines en las películas deberían estar desnudos.” Esa es la séptima nota que comparte y es, simple y llanamente, eso. Se puede intentar adivinar en qué contexto surgió esta reflexión o intentar entender la razón por la cual consideró que la desnudez de los bailarines era clave en el cine, pero la realidad es que la incógnita se pierde en el aire sin que ello afecte el sentido del texto.

PLIEGO_TAPA_MEKAS_pantone2

Como esta entrada, hay muchas otras que no entran en categorías convencionales; no son relatos, no son notas informativas, no son crónicas, ni críticas, y tampoco son entrevistas. Ésta es la entrada más interesante del libro. Es una entrada que nos deja conocer al autor, da una pauta de cómo funciona su pensamiento. Es absolutamente revelador y perturbador el hecho de poder leer una porción de sus ideas, pero a la vez no tener el contexto para poder definir de dónde viene y hacia dónde va.

Cuaderno de los Sesenta Escritos 1958 – 2010 no es sólo la historia de la escena artística de los sesenta, no son sólo entrevistas con grandes nombres ni críticas a grandes obras; este libro es, sin dudas, una porción de la vida de Jonas Mekas, escrita en primera persona y con tanta poesía como hechos históricos.

 

Cuaderno de los sesenta de Jonas Mekas.

Caja Negra Editora

448 páginas.

Deja un comentario