Noche negra y caliente de Jack Reacher y Lee Child

Por Juan Carrá

Blatt & Ríos tradujo y publicó por primera vez en Argentina el clásico británico del policial noir.

24281955_10155863984519210_380265330_o

Hay un elemento en las sagas del género negro que excede la trama social y la dinámica de las historias que los lectores pueden encontrar en cada uno de los libros que las componen: la posibilidad de ver el desarrollo de un personaje a lo largo del tiempo —no solo el tiempo del relato, también el de los autores— es quizás la única excusa válida para entrar a este tipo de obras respetando la cronología. El Philip Marlowe de El sueño eterno (1939) no es el mismo que el de El largo adión (1953) y no puede serlo: en el medio están las historias que lo transformaron, que hicieron de él un hombre herido por la crueldad de la sociedad en la que busca sobrevivir.

Lo mismo pasa si el lector se sumerge en la obra de Lee Child y su detective Jack Reacher. Y por eso el valor de Noche caliente —publicado en Argentina por Blatt & Ríos, con traducción de Aldo Giacometti y prólogo de Elvio Gandolfo— que nos muestra a Reacher a los 17 años, recién llegado a los Estados Unidos, dispuesto a llevarse el mundo por delante más por prepotencia que por capacidad.

La novela —que salió publicada junto a Guerras pequeñas— transcurre en Nueva York en la noche del gran apagón y con la sociedad conmocionada por la presencia subrepticia de El hijo de Sam, uno de los asesinos seriales más emblemáticos de la historia criminal de los Estados Unidos. En ese contexto, el joven Reacher —afecto a los problemas— queda en la mira de la mafia, después de haberse enfrentado a uno de los capos para defender a una mujer. Lee Child propone una trama vertiginosa, anclada en una sucesión de secuencias de acción propias de la época de oro de la novela negra norteamericana.

En Guerras pequeñas el personaje, ya con 29 años, —siguiendo la tradición familiar— aparece alistado en las filas de la Policía Militar y enfrascado en tratar de descubrir quién es el asesino de una teniente coronel. Child juega con el lector a espaldas del personaje: muestra de entrada que el militar Joe Reacher —hermano Jack y que en Noche caliente aparece como la excusa para la llegada del chico a Nueva York— es el criminal que los desvela.

lee-child-noche-calienteLa llegada al cine en 2012 de las aventuras de Reacher, encarnado por Tom Cruise, masificaron la obra de Lee Child, quien por su prosa se asemeja más a la tradición norteamericana del policial que a la inglesa —vive en EEUU desde 1998—, a pesar de ser un hijo pródigo de la corona británica. En palabras de Gandolfo: “Child tiene un estilo seco, corto, y a la vez chisporroteante. Y aun en la menor de sus novelas, hay un trabajo de investigación minucioso pero nada pesado”.

 

Noche Caliente de Lee Child.

Blatt & Ríos, 2017.

216 páginas.

Deja un comentario