Marcos Arano: “Hacemos un clown que se compromete en algunas respuestas políticas”

Por Rocío Innocenti

El dramaturgo narra la historia del país con dos presentadores-historiadores, dieciocho clowns y música en escena, acentuando la pluralidad de fibras que se entrecruzan para formar la trama histórica y advirtiendo sobre el riesgo de insistir en una visión sesgada de los hechos.

imag 3

Luego de estrenar Patriada, delirios sobre nuestra historia, donde se metía de lleno en la Independencia de la Argentina, y con Donde duermen los grillos, una comedia cruel también en cartel, Marcos Arano -director y creador de la escuela de formación en teatro, clown, máscaras y música Malvado Colibrí– creó una nueva obra junto a Gabriel Graves: Tierra partida, lo demás no importa nada. En esta ocasión, se volcó de lleno a los primeros años del país una vez conseguida la tan ansiada Independencia, en las diferencias que surgieron entonces y en las diversas formas de volver la vista al pasado.

Con este fin, sus personajes Monterroso y García llevan al público a través de diferentes sucesos de la historia argentina, mientras los clowns, que inundan el escenario, se ocupan de representarlos. Con humor, pero sin dejar de lado la reflexión, ponen de relieve las contradicciones (García quiere una historia “buena onda, comercial”, mientras que Monterroso se empeña en acercarse lo más posible a lo que realmente aconteció), simplificaciones (“Digamos que Rosas era un tipo malísimo y listo”), borramientos históricos y sucesos que no suelen ser contados, como la existencia de las mazorqueras o la historia de Francisco Ramírez y La Delfina.

***

¿Cómo fue crear una obra que hablara de la historia de nuestro país a través del clown?

Particularmente, a mí siempre me ha interesado vincular al clown con los procesos populares, me parece que la máscara del clown permite ver esos lugares no jerarquizados o falsamente jerarquizados y eso nos permitió abordar la historia desde un lugar que cuente al pueblo, a aprender de otra manera la historia, a investigar muchísimo y, además, a coparnos mucho. Tierra partida de repente se convirtió en una obra más grande, con más payasos, con más movida. Y nos parece interesante porque también es más contradictoria, aparecen diferencias de interés muy grandes que todavía se mantienen, todavía nos atraviesan.

También cuentan hechos que no son tan conocidos.

Nos pareció muy importante eso. Queríamos decir estas cosas que nos han ocultado en los manuales de historia. Con Tierra partida fuimos viendo que el inicio de la grieta y de todo eso que nos interpela tanto como ciudadanos estaba ahí. Nos vimos en la obligación. Además, con Gabriel (Graves) fuimos viendo cómo podíamos contar un nivel más, que es este nivel de cómo se cuenta la historia y cómo aparecen las omisiones y los borramientos, los desvanecimientos. Nos parece que hay un elemento del poder que siempre es un poco oscuro, un poco engañoso, que termina dirigiendo cómo se cuenta la historia.

imag 1

Entonces Patriada, Tierra partida, ¿y hay algún proyecto nuevo?

Hay un proyecto nuevo, que también tiene que ver con la historia, pero ya no va a continuar la genealogía. Esto no quiere decir que no siga, sino que vamos a tomar un tema que atraviesa la historia. A nosotros nos gusta contar el lugar de los oprimidos, de las rebeliones, de la conquista de derechos, entonces vamos a trabajar, muy probablemente, el rol de la mujer en la historia.

¿También abordado desde el clown?

También desde el clown. Y, además, es un tema que se repite mucho en nuestras obras. Siempre, de alguna u otra manera, aparece el tema de la mujer y de la invisibilización que hay de la mujer en la historia, entonces nos parece que es un tema para poner de relieve.

¿Cómo funciona el proceso de selección de los actores? ¿Son todos de tu escuela, Malvado Colibrí?

Sí, en general trabajo casi exclusivamente con alumnos de mi escuela o con actores que han pasado en algún momento por un proceso pedagógico conmigo. Esto no por sectarismo, sino porque también desde lo pedagógico yo establezco una forma muy particular de trabajo, que no es un abordaje tradicional del clown, ni un abordaje tradicional del teatro, entonces establezco códigos en común y eso facilita mucho el diálogo.

¿En qué sería diferente al abordaje tradicional del clown?

Hacemos un clown que juega con la ingenuidad, pero que puede tocar otros colores, que de repente se compromete en algunas respuestas políticas. También es un clown que usa bastante la palabra, para nosotros es una herramienta bien interesante del payaso. Nuestro planteo pedagógico en Malvado Colibrí tiene que ver sobre todo con cómo se establece la comunicación con el público, planteamos que no es un jugar para el público, sino invitar al público a jugar con nosotros. Con la experiencia, vamos viendo que los problemas, cuando hay conexión real, son lo de menos. Cuando el abrazo al público sucede, y en esto se están formando también estos actores e inclusive yo como director, el hecho teatral tiene una potencia que no posee cuando está todo armadito, es mecánico y funciona. Nosotros no hacemos un clown que funcione, hacemos un clown que contacte, lo que nos interesa es que vengas al teatro y te vayas con una experiencia.

Contame respecto de las fechas a la gorra del 7 y 9 de julio, ¿de qué se trata?

Conmemorando un poco la semana del 9 de julio, la Independencia y, además, el nuevo ciclo de Patriada, decidimos festejarlo con las dos obras. Vamos a hacer una fiesta patria; citamos un poco antes al público, va a haber una banda en vivo, cosas para comer y las funciones van a tener algunos colorcitos particulares, los que ya las vieron van a notar algunos cambios.

 

Ficha técnica

Autoría: Marcos Arano, Gabriel Graves

Actúan: Lautaro Federico Amurri, Eduardo Barrios, Lala Buceviciene, Ezequiel Cotton, Camila Cruz, Alejandro Jorge Dubal, Nina Ferrari, Victoria Emilia Irusta, Elian Lopez, Alejandro Merino, Damian Moguilevsky, Federico Paulucci, Jonatan Gastón Peñaranda Osorio, Daniela Piemonte, Rocío Rodríguez Paz, Felipe Martín Saade, Romina Salerno, Milena Shifres, Jonas Volman

Músicos: Marcelo Ivan Duclos, Pilar Fogwil, Herno Jofre, Bruno Leichman, Agustina Maldonado, Roxana Pantanetti, Agustín Shifres, Mora Vinokur

Vestuario: Carolina Fernández, Jazmín Savignac

Escenografía: Carolina Fernández, Jazmín Savignac

Diseño de arte: Romina Salerno

Diseño de luces: Alejandro Velásquez

Música original: Ian Shifres

Asistencia de dirección: Dario Chiocconi, Lihue Blanco Gascon, Marcela Eugenia Prieto

Producción ejecutiva: Marcela Eugenia Prieto

Producción general: Julia Troiano

Dirección musical: Ian Shifres

Dirección: Marcos Arano

Patriada se presenta los viernes a las 22:30 hs y Tierra partida los domingos a las 20, ambas obras en La Carpintería (Jean Jaures 858, CABA).

Funciones especiales a la gorra: viernes 7 y domingo 9 de julio.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s