Chau Misterix: retorno a los dramas de la infancia

Por Rocío Innocenti

Luego de protagonizarla hace 30 años, Jorge Sánchez Mon dirige Chau Misterix, de Mauricio Kartun, respetando lo más posible las didascalias del dramaturgo y revelando al público una niñez no tan dorada.

19206168_10213558412457674_1881784011_n

 

La emoción de juegos en los que siempre se es el héroe, la vergüenza en situaciones que quedarán ancladas a la memoria y seguirán ocasionándola al salir a flote mucho tiempo después, aquél sentimiento de respeto e incluso cierto temor a los retos de los adultos, esa mezcla de curiosidad y pudor  frente a todo lo relativo a la sexualidad. Sensaciones que Mauricio Kartun supo plasmar en Chau Misterix, a través de la mirada anteojuda de Rubén, un nene de diez años que invita al espectador a subirse a una calesita de emociones, donde sus ganas de seguir jugando pugnan con las de ingresar al mundo de los grandes.

Es 24 de febrero de 1958, sábado de Carnaval, y se espera un eclipse de sol. Las publicidades de la radio a transistores, la bidú cola, la pintada “Vote Frondizi-Gómez”, el lunfardo y las expresiones típicas, y la creencia de que la mezcla de Geniol con Coca Cola es un poderoso afrodisíaco ayudan a situarse en aquellos años. En escena, una rayuela de tiza, los frentes de casas bajas pintadas sobre telas que se sostienen con broches y carnavalescas luces de colores.

Rubén, interpretado por Tomás Pippo, interactúa con sus amigos del barrio, Titi (Lucila Kesseler), Chiche (Pedro de Moya) y Miriam (Anahí Politti), de quien está secretamente enamorado. A lo largo de tres actos, no sólo la realidad, sino también un mundo de fantasía se expresarán en escena. El humo y cambios en la iluminación, que inunda las escenas con una luz rojiza, transportan al público a la imaginación de Rubén, donde ya no debe soportar las cargadas de sus amigos ni es opacado por Chiche, sino que encarna a Misterix, superhéroe de un cómic de la época. Titi, Miriam y Chiche son personajes secundarios en sus ensoñaciones.

Además, empleando el mismo recurso, también salen a flote las fantasías sexuales de Rubén, cuando se encuentra solo en su cuarto e imagina a Marilyn Monroe, Gina Lollobrigida y la chica de la publicidad de ropa interior; la manera en la que se venga de los retos de su madre, imaginando su reacción si él se suicidara; y la deseada muerte de “la Kika”, profesora particular que pone demasiados insuficientes. Sin embargo, la imaginación dejará paso a la angustia del mundo real, del que no puede escapar, y tendrá que hacerse cargo de que se le está terminando de golpe la infancia.

 

Hace 30 años, el director oriundo de Bahía Blanca, Jorge Sánchez Mon, interpretó a Rubén bajo la dirección de Antonio Medina, la obra “estrenó el 3 de diciembre del ‘87 en el patio de la escuela de teatro de Bahía Blanca, al aire libre. Después estuvo durante dos años, 1988 y 1989, con dos funciones cada sábado en Monte Hermoso”. Desde aquellas funciones guardó el gorro y el cinturón de Misterix, los canadienses del año ’74, y parte del disfraz de gaitero asturiano, que forman parte del vestuario actual.

El director, que recomendó a los actores que observaran las actitudes de los chicos, con el fin de imitar en escena sus expresiones y movimientos, sostuvo: “Si bien el dolor de abandonar la niñez y entrar en la adolescencia es duro para todos, creo que hoy es muy diferente, cambió mucho de entonces a esta época. De todas formas, los chicos son crueles de por sí, siempre lo digo, aunque sin quererlo. Y acá lo vemos”.

FICHA TÉCNICA

Autoría: Mauricio Kartun

Intérpretes: Pedro de Moya, Jorge Luis Degui, Lucila Kesseler, Tomás Pippo, Anahí Politti, Marisa Sosa

Voz en off: Silvia Dietrich, Ariel Mele

Diseño de vestuario: Vanesa Abramovich, Jorge Sánchez Mon

Diseño de escenografía: Vanesa Abramovich

Diseño de luces: Julieta Carrillo, Marco Pastorino

Diseño sonoro: Ariel Mele, Tomás Pippo

Música original: Juan Pedro Braun, Peter Braun

Operación de sonido: Camila Campllonch

Fotografía: Marcela Gabbiani

Diseño gráfico: Julieta Scordo

Asesoramiento escenográfico: René Diviú

Asesoramieto en puesta en escena: René Diviú

Asistencia de producción ejecutiva: Marisa Sosa

Asistencia de dirección: Marisa Sosa

Prensa: Bmz Comunicaciones, Marcelo Boccia, Ariel Zappone

Producción ejecutiva: María Miguens, Marisa Sosa

Coordinación de producción: María Miguens

Dirección: Jorge Sánchez Mon

La última función de Chau Misterix será el lunes 19 de junio en el Patio de Actores (Lerma 568, CABA) a las 20:30

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s