Cómo disolverse en el oleaje citadino en la obra Otra vez lunes

Por Rocío Innocenti

A partir de un ritmo dramático que imita la frenética rutina de las grandes urbes y el lenguaje físico, sobresaliente gracias al diseño de luces, la elección del sonido y un escenario desnudo, el Colectivo de Trabajo Lascia cuenta la historia de un melancólico pueblerino que se adentra en la espesura de la metrópolis.

18676538_10212295014346246_557201032_o

Frases prefabricadas, alienación, sonrisas falsas, rutina, indiferencia, hacinamiento en el transporte público, corridas, horarios que cumplir, incomunicación, carencia de empatía. Rituales de la gran ciudad. Los protagonistas cumplen su labor transfigurados en autómatas: ciegos, sordos, mudos e incapaces de establecer conexiones, excepto con otras máquinas, tecnologías que, vinculándolos, los enfrascan aún más.

Además de hurgar en esos temas, Otra vez lunes deja algunos interrogantes flotando en el aire de Nün Teatro Bar. Como expresa Cecilia Grüner, coreógrafa y co-directora junto a Pablo Bellocchio, esas preguntas “tienen que ver con qué pasa con las historias particulares en el mundo de hoy, con esta tensión que nos convive entre lo privado y lo público, entre lo íntimo y lo urbano, y lo avasallante de la cultura de las grandes ciudades de hoy en día, que te comen crudo. ¿Qué lugar queda para las historias particulares y la sensibilidad de las personas en ese contexto?

La rutina se ve atravesada por una historia de amor entre el protagonista, que llega a la urbe en busca de trabajo, y Romina, que se fue de su vida sin dar explicaciones. Ausente, Romina se torna omnipresente para él, que repasa obsesivamente el pasado sin conseguir entrever los motivos que la ahuyentaron.

Toco tu boca, con un dedo toco el borde de tu boca, voy dibujándola como si saliera de mi mano, como si por primera vez tu boca se entreabriera, y me basta cerrar los ojos para deshacerlo todo y recomenzar…”, se deshace el abandonado, citando el capítulo 7 de Rayuela, de Julio Cortázar. Romina parece escucharlo mientras baila suavemente, pero la danza aumenta de velocidad hasta tornarse frenética, en sintonía con la música que va in crescendo. Él fuerza su garganta hasta gritar, pero ya nadie lo oye: el apremio y la contaminación sonora de la vida en la ciudad lograron aplastar su voz. 

Indudablemente, la obra lleva al espectador, si no a criticar o cuestionarse, a repensar la sociedad actual. Sin embargo, Grüner, que se sumó a Lascia con Otra vez lunes, sostiene que “la intención original no es la de criticar algo en particular, pero creo que es inevitable, al poner el cuerpo en contradicción entre lo sensible y la obligación y el ritmo de la vida citadina: ese conflicto no tiene manera de no presentarse en escena, y creo que, en realidad, la crítica proviene del espectador mismo, que se ve conflictuado por esos dos espacios y, por supuesto, por sentirse identificado.”

Es el trabajo corporal el que sostiene la obra es fruto de un gran período de improvisación con el universo de sentidos y de símbolos propuestos, hasta que de ahí se fue destilando el material formal que se ve hoy en escena, explica la co-directora. Las coreografías devienen de casi dos años de trabajo en laboratorio con el cuerpo de los actores. En sí, la dramaturgia y la historia de la obra se construyeron con los actores, no era un texto escrito previamente”.

Otra vez lunes 1

Pablo Bellocchio fundó el Colectivo Lascia en 2011 y desde entonces ha estrenado Abulia, Dos, Una desconexión, Esto es tan solo la mitad/ de todo aquello que me contaste, Si no te veo, felices fiestas, Abrir la puerta, Antes de que abras los ojos y Otra vez lunes en diversos espacios teatrales, entre ellos Timbre 4, de Claudio Tolcachir. Actualmente, también se encuentra en cartel Dos, una desconexión, los viernes a las 21 en Espacio Polonia (Fitz Roy 1477, CABA).

Elenco: Marianela Avalos, Fernando Del Gener, Nicolás Dezzotti, Florencia Lamas, Omar Morón, Delfina Oyuela, Josefina Rotman, David Subi y Marivi Yanno

Vestuario: Gina Michienzi

Diseño de iluminación: Pablo Calmet

Música original: Jerónimo Duarte

Producción: Lascia Colectivo de Trabajo

Asistencia y producción de escena: Paula Cortona

Dramaturgia: Pablo Bellocchio

Dirección: Pablo Bellocchio y Cecilia Grüner

Otra vez lunes, que va por su segunda temporada, se presenta en Nün Teatro Bar (J. Ramírez de Velasco 419, CABA) los lunes a las 21.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s