Pyramides de cemento y de cristal

Por Juan Martín Nacinovich

La banda post-punk porteña presentará su primer disco, Vacíos y variables editado por Fuego Amigo, mañana en Caras y Caretas

pyramides_001-721-e1489146647473.jpg

Hay una máxima que oficia de estandarte desde hace más de 40 años en distintas generaciones de artistas: DIY (Do it yourself, o “hazlo tú mismo” en castellano). Nació junto al movimiento punk en la oprimida Inglaterra de Margaret Tatcher y evolucionó de la mano del indie americano en los albores de los noventa. Yo La Tengo, Galaxie 500, Sonic Youth y Guided By Voices son algunos de aquellos que adoptaron ésta filosofía como forma de vida y hoy son marcados modelos a seguir en el circuito independiente local.

Los hermanos Romeo están en constante movimiento. Facundo aprendió a usar el Fruity Loops para meterle baterías electrónicas a sus improvisaciones y grabó EP (2014), la primera versión unipersonal de Pyramides; siguió grabando una canción tras otra, llegando a tener un total de 35, que finalmente decantaron en una decena para el flamante Vacíos y Variables, editado por Fuego Amigo. “Vengo grabando desde los 17 años y siempre traté de producir por mi propia cuenta”, comenta el mayor de los hermanos, que, además de su banda actual, también dejó su huella en proyectos como Sweater y Euforia. Alonso, por su parte, estuvo un tiempo involucrado con Temporada de Tormentas detrás de las teclas pero se hizo a un lado para dedicarse 100% a Pyramides, ahora al mando de las cuatro cuerdas. Los Romeo hablan con Revista Kunst sobre su ópera prima y su  presentación en el Caras y Caretas, la escena independiente, su corto e intenso paso por Paraguay y sobre la importancia de crear y dejar algo.

***

Pyramides era tu proyecto solista, ¿cómo toma vida y forma la banda?

Facundo Romeo: Un día subí el material que venía juntando a Bandcamp y Cristian, un amigo,  me dijo que teníamos que hacer una banda. Él tocaba en bandas como Staya Staya, Los Aggrotones, de la movida skinhead, y empezamos a ensayar en formato trío durante un año (2014). El baterista se fue y nos abrimos un toque, pero justo volvió mi hermano de viaje. Al mes ya teníamos el primer ensayo con la actual formación y vino el primer toque.

Alonso Romeo: Cuando yo volví de Europa la banda estaba partida al medio. Mi primer ensayo fue también el del baterista (Andrés Vicente Centrone). El yeite es que era la primera vez que lo veíamos en la vida. Lo contactamos por Facebook a través de otro amigo involucrado al sello Poco Proporcional. Había una publicación de Facebook donde se ofrecía a tocar en una banda, sus influencias eran Joy Division, New Order, Sumo. La primera prueba fue un éxito y quedó la formación hasta hoy. A los días nos presentamos en La Cultura del Barrio.

Luego de la conversión definitiva de la banda comienzan a hacer los preparativos de su disco debut, ya con otro nivel de producción.

AR: Después de empezar a ensayar y tocar con esta formación, a fines de 2015, nos juntamos con Ignacio Castillo (líder de Temporada de Tormentas) para empezar a pre-producir el disco. Fueron 8 meses intensos laburando los moldes y maquetas de los temas con Facu e Ignacio. La segunda mitad de la producción ya fue con la banda completa dándole forma definitiva a los temas.

Además de las 35 canciones que tenían para el nuevo disco, los únicos tracks que se colaron del EP a Vacíos y Variables son “Afuera” y “Contraluz”, ¿por qué?

FR: EP (2014) lo grabé muy rápido, algunos temas son primeras tomas. Pensamos que en esta volteada esas canciones ameritaban que estén grabados en Hi-Fi. Salieron esos dos, y la otra camada quedó un poco atrás. Yo soy muy de borrón y cuenta nueva, para el disco que viene voy a empezar a componer de cero. Con los otros sobrantes tengo planeado hacer un bandcamp lado B apartado, donde podamos subirlos. ¿Cómo es Pyramides al revés?

AR: Sedimaryp, ahí está (risas).

Esta placa deja un poco de lado el formato Lo-fi que los caracterizaba.

FR: Hicimos este disco bien producido para tener una carta de presentación a la hora de hacer difusión tanto nacional como internacional. La gente quiere escuchar algo bien grabado, pero al mismo tiempo no quiero dejar de lado el Lo-fi. Por eso está la idea de subir algo aparte, siempre voy a seguir grabando en casa y rompiendo las pelotas. Estamos 100% contentos, pero hasta nos sobrepasamos produciendo. Nos quedamos con ganas de hacer todo más al “tun tun”, palo y a la bolsa, y seguir con otra cosa. Fue un trabajo arduo de un año, de dedicación a este disco. Es una realización muy importante.

A mí me gustaría para esta fecha, el año que viene, sacar otro disco”, desliza Facundo. Y así van y vienen, con ideas y proyectos donde también se mimetizan con distintos artistas. Para la tapa de Vacíos y Variables se pusieron en contacto con Irene Royo, una pintora española metida en la escena post-punk de Barcelona. Irene tiene obras gigantes, por lo que Anabella Cartolano (Las Ligas Menores) hizo las veces de curadora y eligió una parte del cuadro. La idea es mezclar los horizontes, crear mixturas. De ese modo, también, es como la banda está trabajando en una versión pyramidal de Motor Psico, de Los Redondos, inyectándole cadencia post-punk dentro del mar dream pop que los enarbola. “La posta es capturar el momento”, afirma Alonso sin flaquear, convencido de crear y dejar algo tangible.

¿Cómo fue su paso por Paraguay? ¿Cómo ven su escena independiente?

FR: Fue una locura increíble, fuimos a tocar dos días a Asunción. La gente cantaba la melodía de la guitarra, no lo podía creer. ¿Cómo se gestó allá eso? La gente nos quería y le pusimos lo mejor nuestro. Ahora vuelven ellos para acá. Vamos a verlos tocar, armar fechas. Si vienen, vamos a ver dónde los metemos, cómo los podemos ayudar. Allá nos trataron como amigos de toda la vida. Me quedé boquiabierto con bandas como The Crayolas, Luisonz, Los Gatos. Ahora vienen los Crayolas a tocar, el 17 y el 18, en Ladran Sancho y en Espacio Cultural Mi Casa.

AR: El esfuerzo fue totalmente de ellos, no había productoras de por medio. Cinco amigos que juntaron la plata para la movida haciendo fiestas, ciclos de cine. Se encargaron de la barra, la puerta, el sonido, de la publicidad, de conseguirnos notas, de las otras bandas, ¡hasta salimos en la tele! El monumento a la autogestión se lo daría a ellos. La escena parece ser chica pero muy fiel, sumo a Juventud Falafel y EEEKS.

Si bien la escena local está en pleno crecimiento, todavía falta más inquietud, que emerjan esas ganas de escuchar nuevos sonidos.

AR: Si viene Peter Hook y te cobra $800 la entrada, por ahí vamos y la pagamos. Pero después te vienen bandas más chicas de afuera, que se juntan con las de este circuito por $170 y no va nadie. Peter Hook tiene sesenta años y está re contra consagrado, pero también hay que apoyar a las bandas nuevas. Es reciproco, hay que mantener el movimiento.

FR: Lo importante si tenes una banda o un proyecto, siempre es ir. No puedo esperar que la gente venga a verme a mí si yo no voy. Vivimos de recital en recital. Siempre que tocamos tenemos nuestra convocatoria, va gente que queremos y estimamos. Creo que así se mantiene una escena.

Pyramides presenta Vacíos y Variables el sábado 11 de marzo en Caras y Caretas (San Telmo) junto a Temporada de Tormentas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s