Hollywood en su laberinto: reboots y la problemática de género

Por Pablo Barragán Grondona

La tendencia de hacer reboots de películas con cambio de género en los personajes se consolidó en  2016. Las actrices de cine reciben así una mayor cantidad de papeles protagónicos, pero no necesariamente se logra equiparar la brecha salarial o mejorar las representaciones femeninas en las historias.

27781479453_6f9415ba3d_b
Ghostbusters (2016)

Para filmar un reboot se toma una ficción con sus personajes, su línea temporal y su historia, se mantiene la idea original y se reescribe el guión desde el comienzo. En el reboot de Ghostbusters (Las Cazafantasmas), que se estrenó en Argentina el 14 de julio del año pasado, los cuatro personajes masculinos fueron reemplazados por mujeres y el papel de la secretaria lo representó Chris Hemsworth (Thor). La película fue la primera de una seguidilla con la misma impronta y se presenta como una solución a los problemas de género dentro de la industria cinematográfica. 

Paula Vazquez Prieto, crítica de cine y redactora en Hacerse la Crítica, estimó que hay un público femenino que demanda representación, que ve cine y paga entradas y por eso esta serie de remakes resulta entonces atractiva”, y resaltó: “Las mujeres tienen mayor visibilidad en el mainstream, tal vez obedeciendo a una tendencia oportunista que tiene un costado comercial antes que igualitario”. Para Paula Laguarda, Doctora en Ciencias Sociales e investigadora del CONICET en estudios de género e historia de los medios, hacer un reboot esuna buena oportunidad para que algunas actrices puedan acceder a roles protagónicos en géneros de acción, aventuras o ciencia ficción”, sin embargo, duda que “esto signifique una mejora sostenida en sus condiciones de contratación, salarios y oportunidades en la industria de Hollywood”.

Los guiones de otros reboots que esperan su estreno como; Females Ocean 11, Iron Man, The Expendabelles y La Momia; también vieron sus principales personajes masculinos reemplazados por actrices, pero no necesariamente a través de un guión que responda a los reclamos por la igualdad de género. Vazquez Prieto estimó que es una cuestión comercial: “Los adaptan a lo que se supone que se espera de una mujer en ese rol. Se percibió que hay un público femenino que decide qué ver en el cine, se siente atraído por estas propuestas, o va solo por curiosidad, y se piensa el producto con esas características. Es un nuevo target.Laguarda opinó que con esta tendencia solo se cuentan las mismas historias, con los mismos esquemas narrativos, miradas y prejuicios, pero cambiando figuritas, mientras que los roles femeninos que son representados y los modelos que ofrecen a sus espectadoras no cambian”.

Para destacar las diferencias y tratar de fomentar un cambio en la distribución de roles en Hollywood, el Instituto de Género en los Medios de Geena Davis publicó junto con Google.org, el 21 de septiembre, una herramienta para medir los tiempos en pantalla y de diálogo de los personajes femeninos. La investigadora del CONICET explicó: “El cine es una tecnología de género, es decir, participa en la propia construcción de los géneros sexuales en la sociedad, produce subjetividades. Es parte de los múltiples discursos a través de los cuales hombres y mujeres somos producidos como sujetos”. Al respecto, Vazquez Prieto resaltó que el impacto social del cine es “un ida y vuelta”, mientras los estereotipos se transforman con el tiempo, mutan, caen en desuso y nacen otros. Sin embargo agrega: “Algunos se fomentan desde el poder con claras intenciones ideológicas, otros nacen del prejuicio y la ignorancia. El cine se nutre de la cultura, de las otras formas artísticas, los estereotipos negativos circulan por todo el aparato cultural, al que hoy se suman las redes sociales”.

Con la innovación que aplican a los reboots en el cine mainstream, aumentó el tiempo en pantalla y los papeles que podrían obtener las actrices en el cine comercial de Hollywood, pero todavía queda relevar si las diferencias entre los salarios logrará un equilibrio. El Informe Mundial sobre Salarios de la Organización Internacional del Trabajo pone en contexto esta transformación al evaluar que en el periodo 2014/2015 los salarios promedios de las mujeres son entre 4 y 36 por ciento inferiores a los de los hombres, mientras que la brecha salarial aumentó en términos absolutos para las mujeres que ganan más.

Jennifer Lawrence, ganadora del Oscar a mejor actriz, expuso en el blog de publicaciones feministas Lenny Letter; de las productoras y directoras Lena Dunham y Jennifer Konner, en octubre de 2015, que en uno de los mails filtrados por un hackeo a la empresa Sony, encontró que su salario era “muchísimo menor que el de los compañeros hombres con los que trabajaba” y que la llamaban “pendeja caprichosa” por haber peleado mejoras en su paga, al tiempo que remató su crítica al sistema: “No me imagino a nadie diciéndole eso a un hombre”. Lawrence no fue la única actriz que se quejó públicamente de la discriminación de género que se sufre en Hollywood. Geena Davies, Tina Fey, Emma Watson, Meryl Streep, Cate Blanchet, Gwyneth Paltrow, Patrica Arquete, Viola Davis, Reese Witherspoon y hasta Ian Mackellen y Cris Rock se han pronunciado a favor de este reclamo.

Los reboots con un cambio de género se instalan, en el cine comercial de Hollywood, como tendencia creciente en medio de un conflicto que requiere de auténtica creatividad para ser solucionado y que excede la simple ampliación de la oferta de papeles y tiempo en pantalla. La crítica de cine Vazquez Prieto propone que desmontar los estereotipos que existen en Hollywood “requiere lucidez y humor” y que hay que “generar desde adentro las transformaciones, cuestionar los estereotipos desde la crítica, y discutirlos como espectadores.” Laguarda agrega que un buen punto de partida es que las mujeres comiencen a tener una mayor participación en los puestos clave de la industria cinematográfica – escribir y filmar sus propios guiones, acceder a espacios de decisión y realización- y concluye: “Creo que ya es hora de que empecemos a narrarnos en primera persona

Deja un comentario