La carne triste

Por Lucía Martínez

En La carne, la escritora española Rosa Montero, habla de la edad y su relación con la vida y la muerte, del amor y del sexo, pero también del miedo a las aventuras fugaces que se traga el tiempo. La novela  fue publicada en septiembre bajo el sello de la editorial Alfaguara y no deja de cosechar elogios.

img_20161217_174644
Foto por Émilie Mantaray

“Carne traidora, enemiga íntima que te hacía prisionera de su derrota. O prisionero, porque también los hombres se descubrían de repente, en el escorzo de un espejo, un cuello pellejudo de galápago, por ejemplo. La carne tirana esclavizaba a todos”, concluyó Soledad en el día que cumplió sesenta años.

Con la idea de darle celos a un ex amante, la protagonista contrata a Adam Gelman, un gigoló del que más tarde se enamora. La intensa relación que mantienen y la diferencia de edad -ella 60, él 32-, lleva a que la protagonista reflexione sobre sus vivencias y se compare con las historias de los escritores malditos que organiza para la Biblioteca Nacional.

 En su último trabajo, Montero reivindica la identidad femenina en la literatura que la caracterizó en su primer publicación Crónica del desamor (1979) y en La Hija del Caníbal (1997), libro que la consagró como novelista. Historias que iluminan al naturalmente desplazado e indagan en los defectos como un reflejo de la real personalidad oculta detrás de una puerta, denominada cuerpo.

Otras escritoras también se unieron a la temática literaria que decide contar las historias de los malditos, como la novelista y periodista argentina María Moreno en Black out (2016), Lucía Berlín en Manual para mujeres de la limpieza (2016) o Milena Busquets, heredera de la editora Esther Tusquets, en También esto pasará (2015).

El proceso de identidad y escritura que construye Rosa Montero a lo largo de su obra, también se complementa con la intromisión dentro de la historia, como afirma en un diálogo con Soledad: “Con mis biografías hago lo mismo que con los personajes de mis novelas. Te metes dentro, ¿sabes? Te vives dentro de esas vidas. Todos tenemos todas las posibilidades del ser dentro de nosotros. Entonces te imaginas dentro de esa otra existencia, te dejas llevar por ella”.

Aunque La Carne advierte desde sus primeras páginas la intensa relación entre Soledad y Adam, la autora decide darle más importancia a las historias de los escritores que la protagonista narra. Quizás, sea una estrategia más para demostrar que la realidad y la ficción pueden convivir, provocar armonía o destrucción en la Literatura.

La Carne, Rosa Montero.

Alfaguara, 2016.

240 páginas.

Un comentario

Deja un comentario