Marco Sanguinetti y Radiohead desde la Pampa Húmeda

Por Eduardo Minutella

El quinteto Sanguinetti Plays Radiohead presentó su disco Cómo desaparecer completamente a fines del año pasado. El músico y compositor se dio el lujo de deconstruir temas de Radiohead y reelaborarlos en un enclave urbano y personal.

Why should I stay here? Why should I stay?

Weird Fishes/Arpeggi

marco-sanguinetti-ph-x-anna-no-duerme
Foto por Anna no duerme.

Un vendedor vocifera sus productos en una feria del centro de Oruro. La oferta es generosa y variopinta: pasta de dientes, jabón, medias y hierbas medicinales. “Muy buenas para la próstata”, asegura. El mensaje resuena en loop desde un anacrónico y monótono parlantito chino que ha sufrido los rigores de la intemperie y el permanente traslado. El pregón se superpone a otros tantos, pero la cacofonía no interrumpe la siesta del impertérrito comerciante. En cambio, interesa a un compositor argentino de apellido italiano que pasa por el lugar. El viajero captura el soundscape en un dispositivo electrónico portátil y lo incluye, tiempo después, en su particular versión de The National Anthem, un tema medular de Kid A, el álbum posmoderno de un pop imposible con el que los ingleses Radiohead inauguraban el siglo XXI. El músico es el pianista argentino Marco Sanguinetti, quien este año editó Cómo desaparecer completamente, un disco doble en el que trabaja a partir de la producción de la banda de Abingdon evitando cualquier tentación mimética o reverencial.

II

Formado en las fronteras del jazz, el impresionismo francés, la música contemporánea, los ritmos de inspiración folklórica, y la inevitable tradición del pop y del rock internacional, Sanguinetti trabaja el material original de Radiohead desde la lógica del distanciamiento y la recreación. El desafío no es menor, en primer lugar por el particular valor simbólico alcanzado por  el grupo en la cultura pop contemporánea. Reivindicados simultáneamente por crítica y público, esos chicos que representan –al decir de Alex Ross– “un tipo de alienación consciente, como lo habían hecho antes Talking Heads y R.E.M”, han adosado a esa gestualidad una dosis de productividad creativa celebrada desde trincheras estéticas disímiles y hasta contrapuestas. Si, como suelen decir sus incondicionales, sus sinfonías electrónicas rotas constituyen el aporte a la música pop más importante desde la época de los Beatles, dedicar un disco doble integralmente a la obra de Radiohead parece una empresa arriesgada y acaso innecesaria. Sanguinetti lo sabe pero no se amedrenta. También heterodoxo, conoce los peligros y redobla la apuesta de los ingleses al trabajar el material desde la lógica de la deconstrucción, un principio que aparece como manifiesto ya desde el arte de tapa del álbum. “Visiones, más que versiones”, repite el pianista en el entrepiso del bar La Poesía, mientras repasa su grabación del máximo hit de la banda, en la que lo creepy no remite al himno emo de la MTV de los noventas, sino más bien a un soundtrack amilongado e imaginario para The Shining, pergeñado por György Ligeti o por el Messiaen más oscuro.

Desde la tapa del disco, el sentido de la palabra desaparición invita a la pregunta infaltable, y el pianista recuerda una casualidad: el único show de Radiohead en el país se realizó un 24 de marzo.

A diferencia de lo que ocurre con otros músicos afincados en la tradición del jazz que suelen adentrarse en el territorio de las composiciones pop para releerlas desde el lenguaje de la improvisación, el enfoque interpretativo de Sanguinetti aparece más bien como un ejercicio consciente de recomposición que sólo se realiza a través de una doble negación: la suya propia, en tanto pianista/compositor, y la de la música de Radiohead, que atravesada por el proceso deconstructivo se transforma en algo radicalmente diferente. Así, en su afán por desaparecer completamente, Sanguinetti se propone servir como catalizador para la emergencia de una nueva música urbana de Buenos Aires, que nos es rock, ni tango, ni jazz, ni “música contemporánea”. Acaso sin proponérselo, el pianista funciona -en términos de Fredric Jameson- como un mediador evanescente.

La inmersión en Cómo desaparecer completamente constituye también un ejercicio de reconocimiento de fantasmagorías y reemplazos, un contrapunto entre lo dicho y lo no dicho. Lo que escuchamos no es sólo lo que está, sino también lo que nos devuelve la memoria emotiva: las letras, la voz de Tom Yorke, o las versiones alternativas a los temas más visitados del repertorio de Radiohead. Por caso, en la versión de Paranoid Android están presentes el original y Sanguinetti, pero también el Brad Mehldau de Largo, o el solitario de Live in Tokyo; I might be wrong, trabajada originalmente desde la electrónica, es aquí una suerte de blues inesperado y rabioso que deriva en formas de improvisación más libres que terminan rompiendo intencionalmente la canción; en Scattebrain resuena Hail to the thief, pero también la música de Satie, maestro de lo evanescente.

III

En  Pueyrredón  y Rivadavia, unos Sennheiser alemanes fabricados en Irlanda devuelven los sonidos de la entrevista.  Puestos que venden comidas del altiplano, y vendedores ambulantes -tal vez senegaleses-  ofrecen relojes y cadenitas de un dorado sospechoso.  Y Sanguinetti habla sobre la forma en la que trabajó Everything in its right place. La canción, compuesta a partir del principio de aleatoridad poética propuesto por el franco-rumano Tristán Tzara, es procesada por el músico argentino desde una geometría rítmica de chacarera. “A smattering of Latin flavor“, escribe al respecto un crítico americano. Al sur del Río Grande hay sólo mexicanos.

***

Próximas presentaciones:

21 enero, 2017 – SANGUINETTI solopiano + duo BUTELMAN – BeBop Club, San Telmo, Buenos Aires

3 febrero, 2017 – SANGUINETTI ft. MIGMA + GARCÍA – BeBop Club, San Telmo, Buenos Aires

3 marzo, 2017 – SANGUINETTI 5et – BeBop Club, San Telmo, Buenos Aires

17 marzo, 2017 – SANGUINETTI 5et- Club de Música, Palermo, Buenos Aires

12 mayo, 2017 – SANGUINETTI plays RADIOHEAD – Xirgu Espacio Untref¸ San Telmo, Buenos Aires

 

Deja un comentario